FÚTBOL

El árbitro del clásico salió con su hijo de la mano: Mateo le trajo suerte

Christian Ferreyra entró a la cancha con su hijito que llevaba una camiseta que rezaba "soy hincha de papa" y sacó muy buena nota en el partido.

Mateo
Mateo. Christian Ferreyra salió a la cancha muy bien acompañado. Foto: Gerardo Pérez. 

No es común que un árbitro entre a la cancha con una mascota. Fue lo que pasó el domingo pasado con Christian Ferreyra en el clásico. El árbitro ingresó con su hijito Mateo de un año y medio y el pequeño le trajo suerte.

“Por suerte salió todo bien. No se habla tanto de nosotros y eso es bueno”, dijo un poco en broma el papá de Mateo. El niño llevaba puesta una camiseta que decía “soy hincha de papá”. En realidad, esa camisetita se la regaló la esposa de Christian el año pasado en el día del padre cuando aún estaba embarazada. “En aquel momento nunca pensé que le iba a llegar a usar y menos en un clásico”, recordó.

Que el niño tuviera que ser operado cuando faltaban dos días para que cumpliera el año y que sus padres celebraran con él su primer añito en el CTI, también influyó en la decisión de Christian de entrar con él.

“En marzo mi hijito pasó por una operación. Una intervención bastante delicada que llevó muchas horas en el block quirúrgico. Imaginate que si cuando se resfría ya te angustia, más con todo esto. Pasamos el año en el CTI. Te lo estoy contando y me emociono”, admitió.

“Fue una enseñanza de vida para mi esposa y para mí. Por suerte salió todo bien, pero nos sacudió. Nos hizo ver la vida de otra forma y valorar otras cosas. Ya no nos calentamos por cosas cotidianas que no valen la pena”.

Cuando surgió la designación, le dijo a su esposa que iba a entrar con Mateo de la mano. “Lo hablé con Darío Ubriaco y le encantó la idea. Sólo me dijo que mandara un mail para informar. Y Mateo no se asustó ni nada. Todo lo contrario. Cuando íbamos subiendo por la escalera llevaba la pelota y después se quería quedar jugando, je”, relató Christian quien tuvo una muy buena actuación en el clásico.

“Salió muy bien el trabajo de la cuarteta. Los dos asistentes debutaban en un clásico, pero los vi muy tranquilos y muy seguros. Estoy muy conforme. Al menos las primeras devoluciones que nos dio el colegio fueron satisfactorias”. Parece que va a tener que seguir llevando a Mateo a los partidos.

Cabrera y ubriaco

Otros jueces ya lo hicieron

Otros jueces han entrado con sus hijos, sobre todo cuando se retiraron. Fernando Cabrera entró con sus hijos y toda su familia a su último partido. 
El propio Darío Ubriaco, hoy miembro técnico del Colegio de Árbitros, entró con sus hijos en un clásico. Por eso comprendió a Ferreyra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)