TORNEO CLAUSURA

Una apuesta que le dio un gran resultado a la ofensiva de Peñarol

Lucas Viatri y Xisco Jiménez, dos pesos pesados en el ataque de un equipo aurinegro que volvió a ganar y lleva nueve partidos sin perder.

Lucas Viatri y Xisco Jiménez. Foto: Gerardo Pérez.
Lucas Viatri y Xisco Jiménez fueron titulares en la ofensiva de Peñarol en la victoria frente a Fénix en el Campeón del Siglo por 2 a 1. Foto: Gerardo Pérez.

En un partido tan importante como el del viernes frente a Fénix, a Diego López no le tembló el pulso: el entrenador puso toda la carne en el asador y mandó a la cancha a Lucas Viatri junto a Xisco Jiménez en la ofensiva de un equipo que con la ausencia de Walter Gargano, volvió al 1-4-4-2.

El aurinegro sabía que si ganaba pasaba a liderar el Torneo Clausura y la Tabla Anual a falta de dos fechas para el cierre del certamen. Y así fue.

Muchos fueron los motivos para justificar la victoria de Peñarol por 2 a 1 frente a un Fénix que no regaló nada, que intentó jugar siempre y que por momentos lastimó, pero que también tuvo en Francisco Casanova a su gran figura en el arco.

Diego López sabía que se jugaba una parada importante porque el carbonero volvía a tener la chance de depender de sí mismo para ganar el Campeonato Uruguayo por tercer año consecutivo.

Esa chance se había esfumado después del clásico, pero tras la derrota de Nacional ante Defensor Sporting, el aurinegro tenía otra oportunidad que no desaprovechó.

La baja de Walter Gargano, quien el jueves fue operado de una rotura de ligamento cruzado anterior, hizo que el entrenador decidiera cambiar el sistema táctico para enfrentar a Fénix.

Peñarol pasó del 1-4-1-4-1 al 1-4-4-2 y una novedad: Lucas Viatri y Xisco juntos en la ofensiva, algo que nunca había ocurrido desde el inicio de un partido desde que los dos comparten el plantel.

El argentino y el español apenas habían compartido en cancha 62 minutos repartidos en cuatro partidos y el viernes jugaron los 90’, siendo piezas determinantes en el resultado: Viatri anotó el primer gol y Xisco el segundo.

Si bien por momentos el argentino estuvo por detrás del español, los dos fueron una amenaza constante para una zaga de Fénix que en muchas oportunidades no encontró cómo frenar esa ofensiva.

La apuesta del “Memo” le dio un resultado notable a la ofensiva de un Peñarol que ahora suma nueve partidos sin perder y que está a dos triunfos del tricampeonato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)