TORNEO CLAUSURA

Para aprovecharlo: Mauricio Larriera tendrá más tiempo para trabajar su idea en Peñarol

La postergación de los partidos frente a Defensor Sporting y Danubio hacen que el entrenador pueda seguir afianzando su idea para mejorar al equipo. 

Mauricio Larriera en el primer partido al frente de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.
Mauricio Larriera en el primer partido al frente de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.

Una de las principales debilidades que desde el comienzo tenía la Era Mauricio Larriera en Peñarol era el escaso tiempo de trabajo junto al plantel para plasmar su estilo e ideas.

El director técnico, de 50 años, fue presentado el 31 de diciembre en el Estadio Campeón del Siglo y el martes 5 de enero inició los entrenamientos en el Centro de Alto Rendimiento.

Tan solo 11 días después, el sábado 16 de enero, Peñarol debutó en el Torneo Apertura visitando a Cerro en el Estadio Luis Tróccoli. Fue un 1-1 que dejó una pobre imagen futbolística en el primer encuentro de Larriera al frente del carbonero.

Las ausencias por coronavirus le jugaron una mala pasada al mirasol, sobre todo la de los laterales Giovanni González y Joaquín Piquerez.

Más allá de que el ingreso del juvenil Valentín Rodríguez como marcador de punta por la izquierda solucionó los inconvenientes que presentó Robert Herrera, por la derecha estuvo Jesús Trindade, quien si bien rindió en esa zona, no pudo gravitar en la mitad de la cancha, donde había tenido un notable año en 2020.

Esas variantes obligaron a Larriera, primero que nada, a utilizar un sistema que si bien está dentro de sus preferidos, no era el que tenía en mente teniendo en cuenta la calidad del plantel de Peñarol.

Más allá de eso, el técnico mantuvo la figura táctica con la que el equipo había cerrado el 2020 pero desde el punto de vista del rendimiento, el carbonero dejó muchas dudas en el estreno del año.

¿Qué debe mejorar? A la hora de analizar lo hecho por Peñarol, lo primero que debe afinar es la generación de fútbol. Frente a Cerro el aurinegro tuvo escaso peso ofensivo pero a favor le juega que en una de las dos situaciones claras de gol, anotó.

Otro punto bajo que se sumó a lo colectivo fueron los flojos rendimientos individuales, sobre todo de sus referentes, que no pudieron gravitar en cancha.

Y como por si eso fuera poco, el equipo tuvo serios problemas para defender y Cerro le generó varias situaciones de riesgo.

De cara al próximo encuentro, Mauricio Larriera tendrá más tiempo, pero también más trabajo porque sabe que Peñarol debe mejorar para empezar a tomar la senda de la victoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados