historias

El aprendizaje de Abreu: Como en el mejor club

Para el “Loco” conseguir el récord guinnessnunca fue su objetivo primordial: “es mediático”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abreu

Sebastián Abreu jugó ayer su último partido en Central Español. Disputó ocho juegos y marcó seis goles demostrándose a sí mismo que a los 40 años sigue tan campante. La semana que viene partirá hacia Chile para enrolarse en Puerto Montt porque el 8 de julio arranca la Copa Chile. Será la camiseta número 25 de su carrera, la que le permitirá igualar el récord que ostenta el exarquero alemán Lutz Pfannenstiel. Sin embargo, en su última práctica en el Palermo, el “Loco” le aseguró a Ovación que lo de alcanzar el récord Guinness nunca estuvo entre sus objetivos. Y recalcó que jugar por primera vez en la B fue un gran aprendizaje para él. “Voy a ser el primer hincha de Central Español para que en noviembre, todos estos jóvenes puedan cumplir el sueño de poder jugar allá enfrente”, afirmó señalando el Centenario. “Que puedan ir al Centenario, al Campéon del Siglo, al Parque Central. Voy a disfrutar muchísimo al saber que estos muchachos cumplieron su anhelo”.

Reglamentariamente, Abreu sólo podía jugar en Segunda y cuando surgió la chance de Central Español, se entusiasmó. “El club tenía cosas que me hicieron preguntarme ¿por qué no? y darme cuenta que en lugar de estar tres meses entrenando solo tenía la posibilidad de estar en un club simpático, que tiene su historia, que está bien ubicado y con colores que me gustan. Llevo acá más de tres meses y estoy feliz con la decisión que tomamos en conjunto. Me dio competitividad, ritmo, goles. Pude mantener esa mentalidad ganadora para estar peleando el campeonato, me nutrí de los jóvenes y lo más importante es que aprendí muchísimo sobre la esencia del jugador uruguayo que se enfrenta a diario a muchas carencias y adversidades. Muchas necesidades, las que quieras”, relató.

“La B de Uruguay es muy diferente a la de otras partes, a la que me tocó en España por ejemplo o la que me voy a encontrar en Chile. Esas son divisionales proyectadas a la A, acá la B es para sufrir. La B es el sufrimiento. Acá todo es negativo. Yo creía que tenía claro como es el fútbol uruguayo, pero la realidad me superó totalmente. El día a día, la cantidad de pelotas que tenemos, los jugadores que tienen que salir a trabajar, el vestuario que es muy humilde. El Palermo se ha quedó estancado en el tiempo. Las dificultades económicas, lo que gana un jugador y los atrasos que se tienen en la B”, siguió detallando.

Y para ejemplo basta con la realidad que vive Miramar Misiones, el club que comparte la misma manzana con Central. Sus futbolistas llevan dos semanas sin entrenar por los adeudos salariales. Sólo van a jugar, por respeto a la profesión, pero entrena cada uno por su lado.

“Todo esto fue un gran aprendizaje, porque de Profesional, como se le llama a esta divisional, no tiene nada. Pero la esencia, el jugador no la pierde. La pasión, el amor, los sueños, el hambre, no lo pierden. Y cuando se ponen la ropa de entrenar lo hacen como si estuvieran en el mejor club del mundo y tuvieran las mejores condiciones y llega el fin de semana y juegan como si estuvieran en el mejor club del mundo. Entonces, viendo eso, entendés porque en muchas partes del mundo hay uruguayos y por lo general se destacan”, aclaró y reconoció, a su vez, que el único club que está en condiciones de decir que es profesional en Segunda es Torque.

Más adelante, el delantero minuano aseguró que nunca fue su primer objetivo conseguir el récord Guinness al futbolista que vistió más camisetas. Y que Central Español jamás fue para él un escalón para conseguirlo. “Eso del récord es un tema mediático, periodístico, pero nunca fue un objetivo primordial para mí. Está bueno, está lindo, pero no considero las posibilidades que van surgiendo en torno al récord. Si no en base a mis necesidades futbolisticas y a mi esencia competitiva. Nunca salí a decir que están tragiversando las cosas porque tampoco me genera un inconveniente. Pero sinceramente, vine a Central por un tema físico, futbolístico y competitivo. Si el récord fuera mi prioridad no volvería en enero a El Salvador a jugar la Concacaf con el Santa Tecla, no eligiría repetir un club porque no se cuenta. Mis necesidades pasan por otro lado, por los desafíos deportivos. Y en cada lugar en que estoy, lo encaro con seriedad y responsabilidad. Que el equipo sea bueno, que esté en las primeras posiciones, son los desafíos que me movilizan. No le doy prioridad al récord. Por más que ahora igualaría al alemán y estaría bueno que lo pasara. Lo primero que eso me genera es la satisfacción de que digan que es alguien de Minas, Lavalleja, y que el pueblo recorra el mundo. Y que un uruguayo pueda tener algo positivo, nunca está de más”.

Por ende, Abreu insistió en que su prioridades siempre fueron deportivas. “Las cosas se fueron dando, pero yo seguía mi recorrido basando en lo deportivo. Si se me presentaba un club para repetir con lindos desafíos, lo iba a repetir. No iba, ni voy a modificar mis decisiones futbolisticas en base al récord”, aseguró dejando claro que el retiro aún no está cercano para él.

“Es que en los últimos tres equipos donde estuve me fue bárbaro. Incluso acá, en una divisional donde no se juega mucho y se mete y se corre también pude responder. Eso me da la tranquilidad de que físicamente, futbolísticamente y mentalmente estoy bien. Y si la pasión la mantengo intacta por qué dejar de hacer algo tan lindo si aún puedo seguir respondiendo”.

Abreu está feliz de haber generado otra visibilidad para Central Español y sus futbolistas. Pero no fue lo único que le dio al joven plantel palermitano. “Me preguntaban muchas cosas, sobre todo de los jugadores actuales de la selección, con quienes uno compartió equipo. Cómo es tal o cual, cómo se alimenta, qué hace. Cuando llegué impuse una tradición, que cada vez que ganáramos los martes íbamos a compartir un asado. Y hemos ganado y ganado. Queríamos generar ese vínculo y que fuera en base a un objetivo, a un triunfo. En esas tertulias y sobremesas fueron entrando en confianza y me preguntaban muchas cosas sobre mi carrera. Y de la selección. Encontré un grupo de adolescentes y jóvenes muy receptivo, algo que hoy no es fácil. A veces se enojaban si uno les exigía alguna cosa táctica, pero terminaba la práctica y te venían a reconocer que tenía razón. El trabajo del “Teño” (el técnico Jorge Artigas) ha sido fundamental y refleja por qué el equipo está en la punta. Se han preocupado de darnos lo básico: como dice el dicho: pobre pero limpio. O pobre pero digno”.

Y citó un ejemplo. “Dieguito (Amaral) el lateral izquierdo fue citado a la Sub 18 y fue una gran satisfacción para todos. Se demostró que el esfuerzo tiene un premio. Nos contaba todo del complejo y eso permitió que los demás se dieran cuenta que era posible para uno de ellos conseguir el sueño que todos tienen. ‘No me miren a mí, mírenlo a él que creció con ustedes y llegó al Complejo Celeste’, les dije”.



TERTULIA. Abreu y su esposa Paola son padres de cuatro hijos: Valentina de 17 años, Diego de 14 y los mellizos Franco y Facundo de ocho. El mayor de los varones juega en las juveniles de Defensor Sporting y es 9, Franco es volante creativo por izquierda y por derecha, más de marca, juega Facundo. En estos meses en Uruguay, el delantero se ha ocupado de llevar a sus hijos a las prácticas. “Es fantástico porque después arrancan los diálogos. Lo disfruto mucho, estoy viviendo mi segunda infancia con mis hijos”.

Todos están vinculados al fútbol de alguna forma porque el novio de Valentina, juega en la Tercera de Nacional. Y en los almuerzos el fútbol está presente. “Mi señora conmigo acompañaba, pero ahora con los hijos opina de todo. Ahora no es que hablo yo, es tema generalizado. Se arma cada debate y cada tertulia, que sería para filmarlo. Lo que nos reímos es impresionante”.

Paola ha retomado hace un par de años los estudios que había abandonado por seguir a su esposo al exterior. “Hicimos una apuesta familiar y ahora retomó los estudios de Derecho. Va para tercero y la estamos apoyando para que lo pueda conseguir”.

Según aseguró el “Loco”, en su familia están los mayores motivadores para que continúe jugando y vuelva a salir al exterior. “Nunca oigo un ‘basta, papá, no te vayas más’. Al revés. Y cuando tu familia es la que te impulsa a seguir con tus sueños, eso te da mucha tranquilidad”.


Artigas. Tres meses con el mejor ejemplo


l “Para todos fue un aprendizaje muy bueno. Demostrarle a los jóvenes la contracción al trabajo y el amor por la profesión que tiene Abreu, fue impresionante”, dijo Jorge Artigas, el técnico de Central Español. “Nosotros lo inculcamos día a día, pero está bueno que un jugador con tanto prestigio y recorrido venga y lo confirme. Desde el primer día que llegó mostró gran predisposición al trabajo y su sentido de pertenencia fue el mejor y el más alto”, añadió el “Teño”.


Lo mejor. Imposible elegir un momento en su larga carrera


l Al minuano le resulta dificil elegir cuál fue el mejor momento de su carrera. “Es muy bravo porque gracias a Dios he tenido muchos en diferentes circunstancias y etapas. Ha sido una carrera dilatada que pude mantener. Hace seis meses fui el mayor anotador de El Salvador, siendo campeón y relevante en la final con 40 años. Y hubo etapas de plenitud total: en River, San Lorenzo, Rosario Central, Real Sociedad. Lo de México y Nacional. Del 94 a hoy, salvo alguna excepción que tiene que haber, porque si no sería una máquina, he tenido buena regularidad”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)