VEA LA FOTOGALERÍA

Entre aplausos y cánticos llegaron los campeones Panamericanos

La selección uruguaya arribó al Aeropuerto de Carrasco en la madrugada de este miércoles y fue recibida por más de un centenar de personas que aplaudieron, felicitaron y alentaron a los campeones.

Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.
Foto: F. Ponzetto.

Si bien el arribo del vuelo estaba previsto para las 00:33, las personas que habían llegado al Aeropuerto de Carrasco para recibir a los campeones de los Juegos Panamericanos debieron esperar más de una hora para verlos. Es que los jugadores querían salir todos juntos, como lograron el torneo, y así lo hicieron.

"Este equipo es una familia. Del primero al último son responsables de este título, siempre con buena onda y hacia adelante", expresó Mathías Suárez en su llegada, para reafirmar ese concepto de unidad del grupo.

Los jugadores fueron apareciendo de a uno, sonrientes y luciendo las medallas doradas en su pecho. El público, en su mayoría familiares y allegados a los futbolistas, coreaba "Dale campeón" y "Soy celeste".

Cada grupo de hinchas se hacía notar y dejaba claro  a qué jugador venían a recibir, ya que en su mayoría vestían camisetas de su allegado. Así fue que Federico Ricca encontró a sus familiares, la mayoría luciendo camisetas franjeadas y con una bandera que decía "Gracias Fede". Había grupos con camisetas de Nacional, River, Defensor, Rentistas, pero todos alentaban a los juveniles celestes.

"Uno de niño siempre sueña defender la celeste y venirme con una medalla de oro no se me va a borrar nunca", afirmó el "Zorro" Suárez y se despidió, ya que quería encontrar a sus familiares y mostrarles orgulloso, la medalla que colgaba de su cuello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados