Sudamericano Sub 20

A 34 años de la última vez

De la mano de Francescoli y un gran equipo, Uruguay se coronó en 1981

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Ecuador. El plantel celeste posando antes de salir a un entrenamiento. Fue un equipo repleto de futuros cracks.

Ya pasaron 34 años de la última consagración de Uruguay en un Campeonato Juvenil Sub 20. Los celestes, dirigidos por Aníbal Gutiérrez Ponce, fueron los campeones sudamericanos de 1981 en el torneo que se disputó en Guayaquil y Quito, (Ecuador).

Javier Zeoli, que fue el arquero titular de aquella generación, brindó su opinión respecto a por qué Uruguay hace tantos años que no puede triunfar en un certamen de la categoría. "Es algo multicausal, no creo que sea algo único. Nosotros formamos parte de procesos que se ocupaban exclusivamente de los juveniles. Y esto tiene una particularidad, viene generando una idea de juego. La realidad es que hoy el jugador llega a la selección juvenil no en las mejores condiciones. Nuestra generación de 1981, por ejemplo, jugábamos todos en Primera División y muchos eran casi estrella, como el caso de Francescoli, de Villazán. El que tenía menos roce de fútbol era yo porque venía de la Cuarta División de Danubio. Ahora es todo lo contrario, hay muchos menos jugadores que juegan en Primera División".

Además, el exarquero agregó que "ahora, por ejemplo, Colombia tiene una política futbolística que cada equipo en sus planteles tienen que tener a tres jugadores de 19 años. Nos han ido acortando la distancia, yo creo que ahí está el gran debe de nosotros; involucionamos en ese tipo de cosas".

A diferencia de otras ediciones anteriores, en el Sudamericano de 1981 disputaron el certamen nueve selecciones, lo que hizo que fuera mucho más competitivo.

"Ese equipo lo que tenía era un muy buen plantel. Siempre que entró un jugador que estaba afuera lo hacía en el mismo o mejor nivel del que estaba jugando. Yo creo que ese aspecto es muy importante en cualquier plantel. Más jugando en esos torneos que se disputan cada 48 horas. Se necesita de todos. En el caso nuestro, Ananía (arquero suplente) no había jugado y el día que salimos campeones entró a jugar porque íbamos 4-0 y el Profe había dicho que si hacíamos cuatro el único futbolista que no había jugado iba a entrar a jugar y así fue".

Uruguay clasificó primero en el Grupo A, con cinco puntos, y disputó la fase final contra Brasil, Argentina y Bolivia. En esa ronda ganó los tres partidos, lo que le permitió consagrarse como campeón.

Si bien Enzo Francescoli fue el goleador y uno de los jugadores más destacados, el plantel tenía a varios futbolistas de primer nivel, que ya se destacaban en sus equipos.

"Excepto dos jugadores, todos después tuvimos la oportunidad de jugar en la selección mayor, mirá que no es menor ese dato. Creo que sólo Jorge Ananía y César Calero fueron los que después no estuvieron en la mayor", recalcó quien fuera campeón uruguayo con Danubio en 1988, en la primera conquista de los franjeados a nivel local.

Zeoli, si bien en la actualidad no está vinculado al fútbol, dijo que sigue a la selección de Fabián Coito, aunque resaltó que "la mayoría no tiene dos o tres años de Primera y que en los últimos años para Uruguay ha sido contraproducente jugar de local".

LOS goleadores

Uruguay logró el 78% de los puntos disputados tras ganar cinco de siete partidos y perder sólo contra Paraguay en la primera ronda. Además, los celestes convirtieron 17 goles y recibieron 8. En ese sentido, Enzo Francescoli fue el celeste más destacado anotando 5 tantos. Lo siguió Jorge Da Silva con 4, Alexis Noble y Jorge Villazán con 2, Gustavo Ancheta, Adolfo Barán, José Batista y Carlos Berrueta (1).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º