BÉLGICA

35 años de la Tragedia de Heysel: 39 muertos y una Champions empañada

El 29 de mayo de 1985 pasó a la historia por la previa de un partido que terminó en tragedia y que igual se jugó entre Juventus y Liverpool.

El 29 de mayo de 1985, Liverpool llegó hasta el estadio de Heysel (Bruselas, Bélgica) para defender en la final de la Liga de Campeones de Europa ante Juventus el título conseguido un año antes.

Los hooligans ingleses, que generaban hechos violentos en cada partido y sobre todo cuando jugaban afuera de Gran Bretaña, habían encontrado eco en otros países y uno en los que más se había arraigado su insana cultura era Italia, que tenía su versión: los ultras.

Imágenes de la tragedia de Heysel. Foto: AFP.
Imágenes de la tragedia de Heysel. Foto: AFP.

Para la final de Heysel la UEFA había otorgado un número determinado de entradas y ubicaciones definidas para ambas parcialidades. Había asignado, a su vez, localidades para los aficionados belgas, pero ante la alta demanda, hinchas de Juventus y de Liverpool encontraron la forma para adquirir boletos pensados para los locales. Eso fue fatal.

Una de las facciones de hooligans de Liverpool fue destinada al sector X, ubicado atrás de un arco. Se encontraba en el centro de la cabecera, en la que por cierto no había asientos, sino que todos estaban parados.

Imágenes de la tragedia de Heysel. Foto: EFE.
Imágenes de la tragedia de Heysel. Foto: EFE.

Aficionados de Juventus (no violentos) habían adquirido boletos para el sector Z, ubicado a la derecha del sector X. Cuando los ingleses los identificaron, generaron una avalancha para agredirlos que terminó en tragedia. Hubo 39 muertos no por golpes, sino por aplastamiento y asfixia, ya que fueron apretados contra la trampa que significó el vallado fijo que se había instalado y que no podía removerse sin herramientas. Las víctimas fueron 34 italianos, dos belgas, dos franceses y un británico. 

El partido, increíblemente, se disputó. Comenzó con casi dos horas de retraso luego que los cuerpos fueron sacados de la tribuna, aunque algunos todavía quedaban a un costado del campo. Ganó Juventus 1-0 con gol de Michel Platini y se entregó la copa y todo, pero no hubo nada que festejar. Las autoridades de la UEFA decidieron jugar porque en definitiva era un partido de fútbol.

Imágenes de la tragedia de Heysel. Foto: AFP.
Michel Platini con la "Orejona" luego de la consagración con Juventus. Foto: AFP.

Luego de aquella final la UEFA, apoyada por FIFA, tomó una drástica decisión: eliminó a todos los clubes ingleses de las competencias europeas durante cinco años, le aplicó 10 años (luego reducidos a seis) a Liverpool y advirtió al Reino Unido que si no encontraba una solución al problema de los hooligans, seguirían afuera de las competiciones internacionales. Y las autoridades británicas comenzaron a trabajar en ello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados