FÚTBOL

A 40 años de la primera "locura"

Antonin Panenka, la leyenda que cambió la manera de patear los penales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Twitter: @SpheraSports

Ocurrió hace cuarenta años en un mundo que ya no existe, cuando el 20 de junio en 1976 en el estadio Estrella Roja de Belgrado el checo Antonín Panenka convirtió en leyenda el quinto penalti de la final de la Eurocopa entre Checoslovaquia y Alemania Federal.

El centrocampista del Bohemians de Praga, que tenía entonces 27 años y era un perfecto desconocido fuera de su país, reescribió los dogmas del fútbol. En lugar de sacar un cañonazo de sus botas, orientó su cuerpo hacia la derecha y lanzó un balón bombeado por el centro de la portería; una vaselina inédita que sorprendió al meta alemán Sepp Maier y al resto del planeta.

Su inolvidable gol le dio el título a los checoslovacos en aquel extraño torneo celebrado en Yugoslavia con solo cuatro selecciones en la fase final, las citadas más la anfitriona y Holanda.


"Me daba cuenta de que la potencia del tiro obligaba al portero a elegir un lado y me dije que sería desconcertante que el balón fuera despacito al centro de la portería", explicaba Panenka recientemente en "Le Monde".

El jugador llevaba ensayando el lanzamiento desde hacía dos años e incluso lo había probado ya en su campeonato liguero, sin mayor trascendencia. Empezó como un juego tras los entrenamientos, cuando se apostaba chocolates y cervezas a penaltis con el portero.

Pero la ejecución de su extravagancia en la final de un campeonato internacional la convirtió en una marca propia de la historia del fútbol, y también en un espejo para algunas de las estrellas que llegaron después.

Desde aquel 20 de junio de 1976 han tirado penaltis "a lo Panenka" estrellas como Zinedine Zidane, Andrea Pirlo, Sergio Ramos o Lionel Messi.

Con el sello del "Loco" Abreu

Sin duda que cuando Washington Sebastián Abreu se acerca a rematar un penal, se cruza por la cabeza de todo uruguayo que la va a picar. Lo ha hecho y lo seguirá haciendo hasta que termine su carrera, pero la más marcada de todas fue en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Si Uruguay marcaba el último penal de esa serie, ante Ghana, se clasificaba a la semifinal de dicho torneo y el "Loco", como lo indica su nombre, lo intentó. El golero fue hacia la derecha, el balón entró por el centro del arco muy lentamente, para sellar la victoria y hacer explotar a los tres millones de uruguayos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)