PEÑAROL

A 50 años de la Libertadores 1966

El pasado 20 de mayo se cumplieron 50 años de la conquista de la tercera Copa Libertadores de América por Peñarol. Fue en 1966, en agónico tercer partido disputado en Santiago ante River Plate argentino. Esta noche, Compromiso y Acción Peñarolense homenajea a los campeones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: @CompromisoCAP

Pablo Sicarra estuvo en todos los detalles. Y no descuidó nada para que esta noche, a partir de las 20.30 horas en el Club Nautilus, los campeones de la Copa Libertadores de América de 1966, tengan su más que merecido homenaje a 50 años de aquella conquista que recorrió el mundo por la forma en que se logró.

La Copa del '66 quedó marcada a fuego. No sólo en aquellos aurinegros que la vivieron y la protagonizaron, sino también, en un continente que fue testigo de una verdadera hazaña. Peñarol, un equipo "desgastado y viejo", como escribían los diarios argentinos, tenía que dirimir en un tercer partido ante River Plate argentino la Copa. Un conjunto "millonario" mucho más joven y plagado de estrellas, entre ellas, los hermanos Ermindo y Daniel Onega, Amadeo Carrizo, un arquero estupendo, y los uruguayos Roberto Matosas y Luis Cubilla.

Peñarol había ganado el partido en Montevideo, y tres días después, había caído (3-2) en Buenos Aires, en el Monumental, en un partido plagado de anomalías, con cientos de "fotógrafos" rodeando el campo de juego de River, con policías que entraban a la cancha gritando los goles del "millonario" y con una caminata de más de 300 metros del plantel aurinegro en medio de los hinchas para poder llegar en tiempo y forma al encuentro. El bus que tenía que llevar al grupo al estadio, jamás apareció.

El tercer y decisivo partido en Chile pintaba para River. Y el trámite así lo indicó. El "millonario" se puso en ventaja y dominaba el juego. Rápidamente pasó a ganar 2 a 0 pero una "sobrada" de Amadeo Carrizo (paró un tiro de larga distancia con el pecho) tocó las fibras más íntimas de los aurinegros. 

Peñarol, cansado, pero con un espíritu indomable, salió en busca del descuento. No sólo se puso 1-2, sino que empató cerca del final 2-2 y forzó un alargue. A esa altura, impensado.

River, que se había puesto en ventaja con goles de Daniel Onega (28') y Jorge Solari (42') no daba crédito a esa reacción aurinegra. Primero descontó Sponcer (67') y Abaddie (74') puso el empate. En la prórroga, apareció lo mejor de Peñarol con otro gol del ecuatoriano Spencer (103') y uno de Pedro Virgilio Rocha (109').

Peñarol ganaba "a lo macho", como relató el inolvidable Carlos Solé, ante un River que a partir de esa tarde se ganó el mote de "gallina".

Esta noche, Tito Goncálvez, Pablo Forlán, Julio César Cortés, rememorarán esos momentos con hinchas, y amigos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados