ANIVERSARIO

A 40 años, las fotos del celebrado regreso de Fernando Morena a Peñarol

El goleador llegó de España un lunes de abril de 1981, pidió pase y volvió  a completar su contrato en Valencia

Regreso de Morena
Fernando Morena junto a Washington Cataldi en la pista del Aeropuerto de Carrasco. Ya estaba respondiendo entrevistas.

Hace hoy 40 años ocurrió un episodio clave en la historia de Peñarol. No se trató de un gol ni de un partido, incluso fue lejos del Estadio Centenario o cualquier cancha, pero marcó el comienzo de una nueva etapa de triunfos para el club. El 6 de abril de 1981, Fernando Morena llegó a Montevideo para registrar su pedido de pase a los aurinegros, luego de casi dos años en España. Los acontecimientos que rodearon al simple acto de estampar la firma también lo convirtieron en un acontecimiento por aquellos días, con miles de personas en las calles o en el Palacio Peñarol.

Y fue además la culminación de una audaz jugada del presidente de la institución, Washington Cataldi, en un momento deportivamente adverso para sus colores.

Morena había sido transferido a Rayo Vallecano en agosto de 1979. Sin él, Peñarol terminó ganando el Uruguayo de aquel año, pero en la Liguilla siguiente quedó afuera de la Copa Libertadores 1980, cuando eso representaba un resultado inusual. Para colmo, lo eliminó Nacional, que no paró hasta ganar la Libertadores y la Intercontinental.

Regreso de Morena
Hinchas de Peñarol esperan a Morena en la puerta del edificio de la AUF.
Regreso de Morena
Morena y Cataldi dejan el Aeropuerto rumbo a la AUF, ante el delirio de los hinchas

Para tratar de cambiar ese panorama, el aurinegro contrató a Luis Cubilla, el técnico más cotizado del momento. No fue suficiente. Según se ha recordado en recopilaciones periodísticas, allá por marzo de 1981 Cataldi se levantó un día con la idea de repatriar a Morena. En ese momento, el goleador jugaba por Valencia, uno de los principales equipos españoles. Pensar que un club uruguayo podía comprarle a uno español el pase de una de sus estrellas pareció una quimera cuando la noticia del interés aurinegro por recuperar a su viejo ídolo apareció en la prensa montevideana. Pese a todo, a fines de ese mes Cataldi viajó, negoció y consiguió la transferencia.

Algunas circunstancias lo favorecieron. La economía del Valencia atravesaba problemas y le debían mucho dinero a Morena. Además, por el sistema de cambio imperante entonces en Uruguay, conocido como “la tablita”, los dólares parecían más baratos… Y el goleador, entonces con 29 años, quería volver y aceptaba de Peñarol un salario sensiblemente menor al que cobraba en España, aunque seguía siendo mucho mayor al del resto de los futbolistas locales.

El pase se concretó por 1:029.000 dólares, más de lo que Rayo le había abonado a Peñarol en 1979 aunque menos de lo que Valencia pagó por él (casi dos millones, contando una importante prima para el jugador), según la investigación de Pablo Muró en su libro El Nando. Biografía futbolística de Fernando Morena.

El 25 de marzo Morena pidió pase en forma cablegráfica. Como debía ratificarlo personalmente en la Asociación Uruguaya de Fútbol, se embarcó junto a Cataldi en vuelo de la compañía brasileña Cruzeiro.

Llegaron el lunes 6 a las 16.20 a un Aeropuerto de Carrasco ya lleno de hinchas y fueron directo hasta la AUF en un auto manejado por uno de los hijos de Cataldi. Pronto se formó una caravana y para saludar al público el futbolista tuvo que asomarse a través del techo corredizo del coche.

Una hora más tarde llegaron a las oficinas de la AUF. Allí Morena estampó su firma ante los flashes del periodismo y más aficionados. La recorrida se completó con una presentación oficial en el Palacio Peñarol. El furor por el regreso incluso ambientó la aparición de un álbum de figuritas dedicado en exclusiva: Morena gol.

Morena regresó al otro día a España. Siguió jugando en la Liga española. Y demoraría varias semanas más para volver a ponerse la camiseta amarilla y negra. El 22 de mayo defendió a Peñarol ante el propio Valencia en el Centenario, un amistoso incluido en las cláusulas de la transferencia, y se reincorporó al club español en una gira por América del Sur. Finalmente se integró al aurinegro en junio, para la participación en un torneo internacional en Milán.

Los resultados económicos del operativo retorno fueron deficitarios. Peñarol tuvo muchos problemas para terminar de pagar la transferencia, pese a la campaña de aportes de los hinchas organizada bajo el lema “A Morena lo traemos todos”, y la tesorería del club quedó tambaleando durante largo tiempo. Los resultados deportivos, en cambio, fueron excelentes: el regreso de Morena le permitió al club conquistar el Uruguayo en 1981 y 1982, más la Libertadores y la Intercontinental 1982. Por eso, Cataldi siempre decía que los hinchas no iban a la avenida 18 de Julio a festejar balances sino títulos.

Regreso de Morena
Cataldi junto a la directiva de Peñarol en la presentación de Morena en el Palacio Peñarol
Regreso de Morena
El público presente en el Palacio Peñarol.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados