DESDE EL ARCO

El trabajo anónimo de siempre

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Aplausos para los clubes. Para sus dirigentes, que sin llevarse un peso, se rompen el alma para que sigan compitiendo y peleando de igual a igual ante gigantes del continente.

El fútbol uruguayo es un milagro, pero pocos hacen algo para que sea un fútbol viable. Y hay ejemplos como para tomar en cuenta. Vender el Campeonato Uruguayo, como sucede en Argentina, Brasil y Chile. Que se juegue por dinero, que haya un premio importante en metálico para el campeón, y el vice.

Que haya incentivos económicos, sponsors que genere la propia AUF, no sólo para la selección, sino también para aquellos clubes que proveen a las diferentes selecciones con sus futbolistas, trabajados, preparados, captados y alimentados por los que trabajan año tras año para mejorar y crecer, con dirigentes anónimos, que lo hacen por amor a la camiseta.

Aplausos para Defensor Sporting, para Danubio y para Liverpool, que dio un batacazo en la siempre difícil plaza brasileña. Los tres clubes uruguayos (independientemente de los resultados) pelearon y jugaron de igual a igual ante potencias deportivas y económicas. Ojalá puedan avanzar, seguir en sus caminos, pero el solo hecho de competir en igualdad de condiciones, vale y dignifica el trabajo de todos.

De futbolistas y entrenadores, pero principalmente, de sus dirigentes que con ingenio, y sin dinero, lograron conformar equipos que dieron pelea. El Uruguayo pinta bien antes del inicio. Los grandes aparecen cabeza a cabeza, claro, pero ya se ve que habrá varios rivales de riesgo. Se viene el fútbol...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)