RACING

Se animó solo, lidera y sorprende

Pablo Peirano dirige a La Escuelita, donde jugó y conoció a Gerardo Pelusso y destaca el buen ambiente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Primera vez. De Pablo Peirano como técnico principal. Foto: Ariel Colmegna

Pablo Peirano se hizo cargo del equipo de Sayago en la penúltima fecha del Apertura y debutó con victoria frente a River Plate. En la última del primer torneo cayó ante Peñarol, es cierto, pero ahora inició el Intermedio con dos triunfos y por eso Racing lidera el grupo B junto a Nacional y Wanderers.

"En Racing encontré una frescura tremenda en los jugadores. Muchas ganas de mejorar y de trabajar. O capaz que yo les hablo tanto, les digo tantas cosas, que les gusta. Encontré una buena recepción", dijo Peirano, quien está viviendo su primera experiencia como entrenador principal.

"Estamos muy cómodos en el ambiente que hay en el grupo. Son jugadores que disfrutan de estar juntos, muchos vienen juntos desde inferiores, son amigos, y eso es bueno. Todo estaba muy organizado en la concentración y Lacoste es un buen líder. Los jugadores son puntuales y no hay celulares arriba de la mesa. Ni en la mesa, ni en las charlas. Terminan la cena y se quedan de sobremesa. Cuando vimos eso nos encantó y lo fomentamos. No creo que por el buen ambiente se logren los resultados, pero seguramente ayuda a conseguirlos", explicó.

Peirano aceptó dirigir Racing, un equipo en el que jugó en la temporada 2000-2001 y donde se reencontró con Raúl Rodríguez, el mismo presidente que había tenido en su época de futbolista. Fue allí, en La Escuelita, donde conoció a Gerardo Pelusso, con quien luego trabajó como ayudante.

"Con Gerardo aprendés todo lo que no te dan las aulas. Con él viví Copa Libertadores, Sudamericana; Nacional, lo bueno y lo malo. Tiene esa capacidad de anticipar lo que va a pasar. Ojo con esto, cuidado con aquello, me decía. Me explicaba cuando era necesario hablar y cuando había que esperar. Además, con lo que le gusta hablar estás todo el tiempo recibiendo enseñanzas. Y me dio la oportunidad de trabajar en la cancha", relató sobre el postgrado que hizo junto al floridense. Su experiencia en la selección juvenil como ayudante de Juan Verzeri también fue muy buena, sobre todo en lo que tiene que ver con todo lo audiovisual.

"Muchas veces me preguntaba si había sido una buena esponja o si las cosas me habían entrado por un oído y salido por el otro, pero ahora me di cuenta que tuve los oídos bastante destapados".

A Peirano le vinieron muy bien los 15 días que hubo entre Apertura e Intermedio. "Nos sirvió para interiorizarnos sobre el estado del plantel, porque no habíamos tenido tiempo de hacer ese análisis, de encontrar un diagnóstico. Y luego tratamos de juntar al equipo, hacerlo más corto, más compacto, más organizado; juntar las líneas. Y con eso el equipo se pudo soltar un poco más", contó el técnico, quien también mantuvo charlas individuales y por líneas con los futbolistas.

Para Peirano, que Racing cuente con lo aceptable para trabajar fue fundamental. "Salvo la bajada de la cancha, que no se puede solucionar, Racing tiene todo. Y los jugadores están al día. No hay que preocuparse de otras cosas", contó.

Los de Sayago visitarán a Sud América el domingo en el Palermo. "En el año 90 jugué en la Sexta de Central Español y el Palermo está igual".

Como no deja nada librado a la suerte, el fin de semana pasado fue a ver a su próximo rival. "Trata bien la pelota, fiel al estilo de su técnico, que es bien argentino. Nosotros vamos a hacer nuestro trabajo", finalizó, no sin antes destacar a sus colaboradores: Javier Carballo, Javier Tetes y Andrés Larrosa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)