Desde el Arco

Como anillo al dedo

Era una de las posibilidades, claro. Que Uruguay fuese tercero y clasificara a la siguiente fase de la Copa y enfrentarse a Chile, como se suponía, iba a ser el primero en su grupo.

Un partido que estaba dentro del horizonte de la selección. Era una posibilidad, y se dio. Otra vez habrá que jugar contra el dueño de casa. Otra vez habrá que enfrentarse a la tribuna, a la presión, a jugar contra todos y contra todo.

Pero este plantel, aún con ausencias notorias, importantes, de peso, está acostumbrado a hacerlo. Este tipo de partidos le cae como anillo al dedo.

Estos muchachos tienen un plus, y lo sacan a relucir ante la adversidad. Me lo decía Andrés Scotti el otro día: "sabemos que en esas circunstancias damos más", y siempre fue así. Ojalá se repita lo de siempre. Que Uruguay termine amargándole la fiesta al local. No por repetida, deja de ser una historia recomendable... y muy disfrutable, por cierto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)