en el centenario

Como anillo al dedo

Peñarol zafó de la falta de Urretaviscaya ganándole a El Tanque Sisley con goles de Gabriel Leyes y de Sebastián Píriz; el aurinegro puso lo suyo, y lo ayudaron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gol. El primero de Peñarol, un golazo con la fórmula que palió la falta de “Urreta”: Zalayeta asistió a Leyes que, con un taponazo, fusiló al golero.


No importaba que, al menos a estar por los resultados, El Tanque Sisley no fuera el mismo de temporadas pasadas: tras perder ante Sud América y empatar con Tacuarembó, con el triunfazo frente a Defensor Sporting en el medio como si fuera un oasis, a priori Peñarol no la tenía fácil.
Es más, el equipo aurinegro tenía que resolver un problema que nunca había tenido antes: el de jugar sin su arma ofensiva más gravitante: Urretaviscaya.

Pues bien. Peñarol puso lo suyo. Cumplió con su cuota parte. Bengoechea reformuló la figura táctica del 4-4-2 habitual según las características de los jugadores que puso en la cancha, planteó un 4-2-3-1 en defensa, con Píriz y Aguiar como volantes de contención, y un 4-1-3-2 en ataque, con Leyes y Zalayeta de punta y Pacheco, Aguiar y Jorge Rodríguez por detrás, aunque la exuberancia del “Japo” hizo que se convirtiera en un tercer atacante, y de esa forma suplió la falta de velocidad y desborde que podía sufrir ante la falta de Urretaviscaya.

Ahora, El Tanque Sisley también puso lo suyo para que esa nueva receta aurinegra tuviera eficacia; a favor del rival, porque salió a jugarle con línea de tres atrás, pese a haber visto que Tacuarembó y Sud América complicaron a Peñarol juntando sus líneas para poner dos de cuatro, y -como les pasa a la mayoría de los equipos que defienden así- en el primer tiempo se le hizo muy difícil tapar los espacios que quedaban por delante de los zagueros externos y atrás de los volantes de los costados.
Por ahí, entonces, Pacheco y Zalayeta filtraron pases para la polenta perpendicular de Leyes y las llegadas del “Japo” por los flancos del ataque, y con ese procedimiento Peñarol hizo un gol y no metió otro porque se lo impidió el caño, mientras que el segundo llegó por la supremacía que también establecía por arriba en el área contraria.
Parecía partido liquidado. Sin embargo, El Tanque Sisley cerró los espacios que dejó antes, y los cambios de Peñarol pautan cómo fue el trámite: Marcel Novick por Pacheco, Hernán Novick por Leyes para manejar la pelota que había entrado a distribuir el rival y, al final, Viera por el “Japo”, para cerrar el resultado.

Lo logró. Peñarol salió del paso, porque puso lo suyo, claro; pero también porque la forma como le salió a jugar el rival le vino como anillo al dedo. Sobre todo para esa fórmula con la que suplió la falta de Urretaviscaya.

PEÑAROL 2 - EL TANQUE SISLEY 1

Peñarol: P. Migliore; E. Albin, C. Valdez, E. Mac Eachen, Diogo; S. Píriz, L. Aguiar; J. Rodríguez (86' G. Viera), A. Pacheco (63' M. Novick); G. Leyes (64' H. Novick) y M. Zalayeta.

DT: Pablo Bengoechea.

El Tanque Sisley: D. Silva; Y. Moreira, J. Ferrón, S. Fogst, D. Viera (70' J. P. Fagúndez); J. Aguirre, P. Lima (78' M. Borges), Díaz (84' F. López), M. Zunino; J. Surraco, M. Murillo.

DT: Raúl Möller.

Árbitro: Daniel Fedorczuk.
Asistentes: Miguel Nievas y Hugo Collazo.

Estadio:
Centenario.

Goles: 20' Gabriel Leyes; 32' Sebastián Píriz; 58' Matías Zunino.

Amarillas: 30' J. Ferrón; 51' D. Viera. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)