PEÑAROL

Andan a puro gol

Arias y Albarracín marcaron 6 de los 9 goles carboneros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nicolas Albarracín y Junior Arias, goleadores aurinegros. Foto: M. Bonjour

Junior Arias y Nicolás Albarracín anotaron seis de los nueve goles que Peñarol convirtió en las dos últimas fechas. Ambos le marcaron un doblete el domingo a Racing y habían convertido un gol cada uno en la goleada aurinegra frente a Sud América.

Arias llegó hace tres meses a Peñarol con los pergaminos de ser uno de los goleadores de la última temporada. Tanto él como Gastón Rodríguez llegaron con 19 goles en su haber. Sin embargo, con ambos en el plantel, en las siete primeras fechas del Uruguayo Especial, el equipo de Jorge Da Silva solo pudo convertir cuatro goles.

Seguramente al exgoleador de Liverpool le costó adaptarse a Peñarol, algo totalmente normal. De a poco se ha ido acostumbrando y ha comenzado a soltarse.

Junior suma 881 minutos en el actual campeonato. Jugó 11 partidos, o sea que estuvo presente en todas las fechas que se llevan disputadas. En 10 de ellas fue titular (aunque en cuatro fue sustituido) y en un partido ingresó; fue frente a Plaza en Colonia. Hoy se lo nota mucho mejor. Con otra movilidad, más actitud y decidido a ser el protagonista del ataque de Peñarol.

Probablemente, tanto a Arias (que tiene 23 años) como a varios de los futbolistas que llegaron con él a la institución, les pesó un poco la presión con la que se convive en un equipo grande por la necesidad de tener que ser campeón. El hecho de ya no tener que pelear por el título seguramente le hizo bien a los jóvenes jugadores nuevos, que llegaron al club hace solo tres meses.

Lo de Nicolás Albarracín, que tiene 23 años al igual que Arias, es diferente porque él llegó desde Wanderers a mediados de 2015. Sin embargo, ni con Pablo Bengoechea ni con el "Polilla" Da Silva tuvo continuidad, algo que siempre influye en la confianza de los futbolistas. Por ejemplo, en el Uruguayo Especial el exbohemio suma 416 minutos, menos de la mitad que Arias. Fue titular en cuatro oportunidades e ingresó desde el banco en otras tres.

Arrancó como titular en el primer partido de Fernando Curutchet como técnico frente a Villa Española y repitió con Rampla y Racing. Y ante Sud América jugó el segundo tiempo en lugar de Murillo.

Esa continuidad de las últimas fechas le ha dado confianza y eso se nota en la cancha. Albarracín le da a Peñarol la pierna zurda que necesitaba. Se desbobla, maneja las pelotas quietas y tiene la virtud de definir aunque no está jugando como delantero, sino como extremo por izquierda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados