COPA SUDAMERICANA

América de Cali del "Polilla" regresó a un torneo continental con triunfo

Derrotó por 1-0 a Defensa y Justicia como visitante.

Foto: Conmebol.
Foto: Conmebol.

Steven sintió cómo le empezaron a brotar las lágrimas durante el sorteo. La bolilla marcaba que su querido América de Cali debutaría en la Copa Sudamericana ante Defensa y Justicia. Unas cuantas semanas y una promoción de 300 dólares por un vuelo después, Steven se toma una cerveza tras otra con sus amigos en una esquina de Florencio Varela, en las profundidades del Conurbano bonaerense, a casi 6.500 kilómetros de Cali. "Lo soñamos tanto. Ya nos comimos muchas malas", recuerda. No pasa un minuto sin que sea saludado por algún hincha de Defensa y Justicia.

El recibimiento al visitante es (atípicamente) cálido. Las dos hinchadas están mezcladas en los alrededores del Tito Tomaghello, se sacan fotos y se animan a intercambiar prendas. A pocas cuadras, Steven (una casualidad, o será que el nombre está de moda en Colombia) pide amablemente una colaboración. Apenas llega a la mitad de los 600 pesos que necesita para pagar la entrada. Salió un 20 de enero y cruzó cinco países haciendo dedo o "mula", como le llaman. "Nada más por 90 minutos", dice, y se levanta la remera para mostrar el escudo del club que lleva tatuado en el corazón. Él y su amigo Jeffrey tienen 19 años y están haciendo su primer viaje al exterior.

Estas historias sirven para graficar el sentir por estas horas de los hinchas de América de Cali, el gigante del fútbol colombiano que empieza a levantarse tras cinco años penando en la segunda división. Unos 2.000 presenciaron ayer el regreso del club a un torneo continental tras nueve años. El sufrido 1 a 0 de los Diablos Rojos ante el Halcón no sólo significó el primer triunfo de su historia en la Argentina, sino que lo dejó en una inmejorable posición pensando en la revancha, el 8 de marzo en un Pascual Guerrero que promete ser un infierno.

El martes dieron un anticipo de lo que se viviría en la noche de Florencio Varela. Casi 1.000 hinchas se dieron cita en el Obelisco para festejar el 91 aniversario del club. La escena, un ritual de los equipos sudamericanos cuando juegan en el país, llamó la atención de los transeúntes en el último feriado de los carnavales. Una marea roja con banderas, cantos y, claro, pirotecnia.

La gira de los hinchas de La Mechita siguió el miércoles por Avellaneda para alentar a Independiente, que jugó la ida de la Recopa Sudamericana ante Gremio. En los alrededores del Libertadores de América hubo decenas de hinchas colombianos cantando e intercambiando camisetas. Una amistad que empezó entre las barras (hospedaron a hinchas del Cali) y se extendió al grueso de los hinchas: un vistazo en las redes sociales alcanza para entender que están hermanados por los mismos colores y apodos. También comparten un nombre que es ilustre: Albeiro "El Palomo" Usuriaga.

Gloria, declive y renacimiento

Con 13 títulos, América es el tercer club con más títulos locales de Colombia y alcanzó tres finales consecutivas de Copa Libertadores entre 1985 y 1987 más una cuarta en 1996; en tres de ellas no pudo ante equipos argentinos (River en dos oportunidades y Argentinos) y la restante frente ante Peñarol.

En aquellos años brilló como nunca a fuerza de un equipo plagado de talentos. Julio Falcioni y Ricardo Gareca, el paraguayo Roberto Cabañas, el peruano César Cueto y el colombiano Willington Ortiz eran algunos jugadores que integraron aquel equipo. Hasta que en 1996, el club fue incluido en la Lista Clinton por estar asociado al Cartel de Cali.

"No es un secreto hablar de esto. Fueron 16 años de un bloqueo financiero de Estados Unidos que no permitieron al club tener un vínculo comercial con nadie. Ni siquiera una cuenta bancaria. Todo el mundo le hizo a un lado y eso llevó a que, años después, América cayera a la segunda división. No tenía dinero para sostenerse", explica Gabriel Orozco, director de América en la Red, la transmisión oficial del club. Antes del descenso de 2011, América ostentaba el primer lugar de la tabla histórica de títulos locales. Hoy está a tres de Atlético Nacional y dos de Millonarios.

Tras cinco años en la Segunda División, América regresó a la máxima categoría a fines de 2016. Peleó para no volver a la B hasta septiembre, cuando llegó Jorge da Silva. El uruguayo, ex delantero que brilló en el América a comienzos de los 90 devenido en DT con recorrido por el fútbol sudamericano, potenció al plantel de tal forma que pasó a pelear por el campeonato. La eliminación ante Millonarios en las semifinales es la única derrota oficial desde que "Polilla" es el DT.

"Desde que llegamos cada partido lo jugamos como si fuera una final. Estamos muy ilusionados con hacer un buen torneo local y llegar lejos en la Sudamericana", se entusiasma. Durante la semana, Da Silva y su equipo fueron visitados en la concentración por Julio Falcioni. El DT de Banfield, que atraviesa por un delicado estado de salud, es como un dios para el club colombiano, donde conquistó el famoso pentacampeonato desde 1981 a 1986. Quizás la broma entre los periodistas colombianos describa qué significa Pelusa para el club: "Si se postula para alcalde de Cali, gana".

Tanto River como Independiente, que encontraron en la Sudamericana un trampolín para sus ciclos exitosos, son casos en los que el América quiere reflejarse: equipos grandes que sufrieron en carne propia la mayor de las desgracias deportivas y lograron ponerse de pie. Su mera presencia significa un mensaje al fútbol sudamericano: está de regreso. En palabras de sus hinchas, "recuperó la grandeza que nunca debió perder".

Foto: AFP.
Foto: AFP.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)