OJO CRÍTICO

El ambiente fantasmal le quita identidad

EDWARD PIÑÓN

El ayuno del fútbol se rompió. Después de largos meses sin ver a la pelota rodando por un campo de juego, la Bundesliga llegó para disfrutarla por TV. ¿Para disfrutarla?

EDWARD PIÑÓN

Es cierto, hubo éxito de audiencia. Pero también es verdad que en condiciones normales difícilmente un Borussia Dortmund-Schalke 04 hubiera logrado tanto impacto mundial, porque está muy lejos de ser un choque fuerte como Bayern Múnich-Dortmund a pesar de la rivalidad que existe entre los dos primeros.

Aún con el gran deseo de ver fútbol, y siendo muy sincero, sentarse frente al televisor no agitó mucho la pasión futbolera. Si este es el deporte que se nos viene por delante, con esto de la nueva normalidad, va a costar mucho adaptarse a ello.

Tribunas vacías. Sin el ruido que empuja y contagia. Sin las voces de aliento que entusiasman ni los bombos ni banderas que le dan el mejor marco a una contienda deportiva.

Bien frío. Ausencia absoluta del clima que envuelve y que muchas veces te invita a pegarte a la pantalla como si se tratase de la mejor final de todas. Es un ambiente fantasmal y difícil de asimilar.

Como suele decir Alberto Kesman, “es lo que hay, valor”. Pero que sea eso no implica que exista la duda de si el nuevo fútbol perderá fuerza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados