Historias

Almada ya le cambió la cara a Barcelona

A un mes de su llegada a Guayaquil, el extécnico darsenero se metió a los 9.000.000 de hinchas de su equipo en el bolsillo gracias a su propuesta ofensiva.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Almada

Guillermo Almada lleva un mes en Guayaquil, dirigiendo a Barcelona, uno de los grandes del fútbol ecuatoriano. El debut del extécnico darsenero fue frente a Independiente del Valle, dirigido por Pablo Repetto en los 2.500 metros de altura de Sangolquí. Y ganaron 3 a 2. En el segundo partido le tocó perder 2 a 1, justo frente a River Plate. Hoy jugará el último encuentro del primer torneo recibiendo a Liga de Loja, en el estadio Monumental Isidro Romero Carbo de Guayaquil.

Almada mira con entusiasmo el segundo torneo, el Finalización, y lo mismo hacen los 9.000.000 de hinchas de Barcelona. "Estamos muy contentos. Si bien nos tocó ganar un partido y perder otro, hemos encontrado una gran receptividad de parte de la gente. El cambio en el estilo de juego del equipo ha gustado mucho y lo expresan en las redes sociales. Los hinchas están contentos y los directivos también", le contó Almada a Ovación.

"El partido que perdimos fue totalmente injusto, los tuvimos un tiempo y medio adentro del arco, erramos diez situaciones de gol con pelotas en los palos. El equipo jugó muy bien. Perdimos, pero la gente se fue contenta. Además, no hemos priorizado este torneo que ya termina, sino el Finalización que comienza la semana próxima", explicó el entrenador.

Hoy Barcelona está cuarto y por eso es que Almada decidió apuntar las baterías al segundo campeonato. Pero los cuatro hombres en ofensiva que utiliza el extécnico de River Plate, tienen locos de la vida a los hinchas amarillos. De todas formas, cambiar la cabeza de los futbolistas ecuatorianos no ha sido tarea fácil. A pesar de que tienen físicos privilegiados, no están muy acostumbrados al profesionalismo.

Ritmo.

"Cuesta cambiar porque tenían muy arraigado lo anterior. Una de las cosas que más les cuesta es acostumbrarse al ritmo de los entrenamientos. No están acostumbrados a la intensidad de nuestro trabajo. Pero en River al principio también nos costó. El jugador ecuatoriano es potente y rápido, en su mayoría son atletas, pero un poco distraídos. Les cuesta enchufarse en los partidos. Tampoco son muy profesionales, o quizás es que nunca les han dado las armas necesarias para serlo. No se les ha enseñado en las formativas", relató el técnico.

Chuletas.

Una de los ítems que van a incorporar a su cuerpo de trabajo es a un nutricionista. Es que la forma en que se alimentaban los futbolistas, fue una de los aspectos que le preocupó a su llegada.

"Hemos tenido que cambiar los menúes en las concentraciones, porque la comida no era precisamente sana o la más adecuada para un deportista. Es riquísima, pero no lo que debe comer un futbolista. De repente el día del partido comían chuletas de cerdo, o una ensalada con mayonesa. Algo totalmente contraindicado para un deportista antes de competir".

Lo que más ha sorprendido al entrenador es la gente. Y no es para menos. Cuando el equipo anda bien, van unas 50.000 personas a verlo en cada partido y cuando anda mal, unos 25.000. "Los equipos del interior están esperando que vaya Barcelona para salvar el semestre con esa recaudación. Es un equipo muy grande".

Otra situación que impactó a Almada es la infraestructura con que cuenta Barcelona. "Es espectacular. Tienen un complejo con dos canchas hermosas, donde solo entrena Primera división porque las formativas lo hacen en otro lado; un estadio espectacular y la concentración es de primera línea. Es un hotel cinco estrellas. Un ejemplo: en mi cuarto tengo mi oficia, con un televisor de 50 pulgadas, video, computadora, todo en mi habitación".

Cuando Almada llegó, la situación que encontró en el club no era la que le habían dicho, pero de a poco las cosas se han ido arreglando. "Se está solucionando lo económico, ya se le pagaron los tres meses que se le debían a los jugadores y a los funcionarios del club. Estamos ordenando y organizando un poco todo. Vamos a traer a un gerente deportivo y un coordinador de divisiones juveniles", explicó el técnico. Y ambos serán uruguayos.

El cuerpo técnico de Almada está integrado por su ayudante Darwin Quintana, el profesor Gonzalo Barreiro y el entrenador de arqueros Héctor "Pirucho" Burgues. En principio había viajado Leonel Rocco, que entrenaba los arqueros de River Plate, pero tuvo que regresar por un problema familiar y viajó Burgues en su lugar.

Por ahora Almada y sus compañeros siguen en el hotel, pero eligieron casa y en pocos días se mudarán a Samborondón un bario privado, estilo Carrasco y con guardias privados. La mejor zona residencial de Guayaquil.

En Barcelona la historia es otra y el DT lo sabe. El equipo amarillo es un grande y como tal debe salir campeón. "Sé la responsabilidad que tengo. La prioridad es ganar, no hay otra en el fútbol. Hay que salir campeón. Para lograrlo hay que trabajar y mejorar", concluyó.

Todos en ecuador querían saber quién le puso "Pep"

Almada llegó a Ecuador con el apodo de "Pep" en la valija. Y es una de las cosas que más le han preguntado los periodistas ecuatorianos. "Tuve que dar explicaciones de por qué me decían así. Les conté que me lo había puesto Jorge Savia, un periodista muy prestigioso de Uruguay que me había empezado a decir así por la forma en que jugaba River. Lo dejé muy bien parado. Lo hice famoso acá. Je".

A Marques, lo siguen 9.500 más.

Gabriel Marques y Hamilton Pereira llegaron a Barcelona de la mano de Almada y allí se encontraron con Brahian Aleman, el otro uruguayo del equipo. Marques tenía 500 seguidores en su cuenta de Instagram, todos hinchas de River y ahora tiene 10.000, y eso que todavía no ha debutado.

Sólo extraña un buen asado.

Ni Almada ni sus compañeros del cuerpo técnico han podido conocer mucho porque se han pasado trabajando y concentrados. Por ahora no extrañan, quizás porque están muy ocupados. Sólo compartir un buen asado con amigos. "Aunque acá la comida es muy variada, sobre todo muchos mariscos y pescado", contó el entrenador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados