TRICOLORES

Alfonso Trezza: su presente en Nacional, la ansiedad y el ritual a diario con sus abuelos

El floridense, que durante años viajó a diario desde su ciudad a Montevideo, destaca la vibra que les transmite Jorge Giordano en cada entrenamiento 

Trezza llev a disputados 14 partidos en Nacional, nueve de ellos como titular. Totaliza 844 minutos. Le marcó un gol a Alianza Lima en el marco de la Libertadores.
Trezza lleva disputados 14 partidos en Nacional, nueve de ellos como titular. Totaliza 844 minutos. Le marcó un gol a Alianza Lima en el marco de la Libertadores.

Gustavo Munúa lo ascendió para realizar la primera pretemporada con la Primera División de Nacional en este 2020 después de haber terminado muy bien el campeonato de la Tercera División en el 2019. De a poco se fue ganando un lugarcito en el plantel, y también en el equipo, al punto que hoy es titular. Alfonso Trezza, muy tímido para hablar y de pocas palabras, es otro de los valores que las formativas tricolores han dado y que hoy los hinchas pueden disfrutar.

“Se me dio que en este año pude quedar en el plantel. Mi aspiración era poder tener minutos, seguir teniendo continuidad, entonces desde el primer momento me preparé para poder estar como estoy hoy, teniendo mi chance y dando lo mejor de mí”, le contó a Ovación sobre la tardecita, después de aprovechar el día libre para disfrutar de la playa con su novia Sol y “despejar la mente”.

“El temor de que las cosas no salgan siempre está, la incertidumbre de si podés tener minutos, si no, pero por suerte se están dando las cosas y estoy donde siempre quise estar”, agregó.

Trezza tiene 21 años y lleva jugados 14 partidos en la Primera División de Nacional, nueve de ellos como titular. Acumula 844 minutos y lleva un gol, el que le hizo a Alianza Lima en el último partido del grupo en el Gran Parque Central, que contribuyó para que los tricolores terminen primeros en su zona.

Alfonso Trezza festejando su primer gol en Nacional. FOTO: @LIBERTADORES.
Alfonso Trezza festejando su primer gol en Nacional. FOTO: @LIBERTADORES.

El extremo derecho tiene dos grandes virtudes, que están conectadas entre sí: su entrega constante y su velocidad, esa capacidad aérobica que parece que nunca deja de correr.

En esta temporada incluso Munúa lo llegó a poner de lateral por necesidad durante algún partido. “Nunca en formativas había jugado ahí. Es algo que se dio con Gustavo, él me pidió que diera una mano en ese puesto en los amistosos de pretemporada y yo accedí. Me habló siempre que era para dar una mano y me lo tomé bien, un poco nervioso por el tema de la marca, que para mí era todo nuevo. Yo creo que cumplí, je, no tengo mucha marca pero lo suplía con la entrega”, reconoció.

“Lo que me sorprendió de Jorge son las ganas que te transmite, te transmite una energía y una vibra tremenda, lo vive así al fútbol y te lo pasa a vos. Es una vibra que te gana partidos”, comentó sobre Giordano.

Una mirada al pasado y el orgullo del presente

"Para mí es una satisfacción tremenda ver para atrás y recordar el sacrificio que uno hizo para poder llegar al lugar donde siempre quiso estar, como lo es jugando en la Primera División de Nacional. Era un sueño debutar, por suerte lo hice y sigo jugando, es algo muy lindo y que me deja muy tranquilo”.

A la hora de señalar en qué aspecto del juego cree que más ha evolucionado en este 2020, Trezza respondió que “en la toma de decisiones; tomar la decisión en el momento adecuado, los tiempos de cuándo tomar una decisión en determinada jugada. Lo trabajé con Gustavo en su momento y también con Jorge, también con los compañeros, con los que tienen más experiencia, que te tratan de dar un consejo, te tranquilizan y la verdad que eso suma mucho, esa confianza que te dan los más grandes sirve un montón”.

Trezza se autodefinió como “un saco de nervios” y dijo que eso aplica para su vida en todos sus ámbitos. “Era fatal cuando estudiaba”, agregó entre risas quien es nacido en Florida.

Trezza en el partido contra Boston River en el Paladino. FOTO: Nicolás Pereira.
Trezza en el partido contra Boston River en el Paladino. FOTO: Nicolás Pereira.

Realizó el baby fútbol en el Atlético Florida, llegó a la selección hasta que Rudy Rodríguez lo vio y se lo llevó a una prueba en diciembre, para la Séptima que empezaría al año siguiente. Después de algunas semanas de entrenamiento, le llenó los ojos a sus técnicos, quedó y empezó su periplo en Nacional. Hasta Cuarta (18 años) viajaba todos los días desde Florida, pero en ese año se fue a vivir a Montevideo junto a su novia y su vida se normalizó un poco.

“Mi novia se recibió de psicóloga. Algo hablamos de mis temas, pero como soy ansioso para todo en mi vida, siempre me tranquiliza y me tira unos tips de respiración, porque de lo contrario no me aguanta nadie, ja. Eso sí, cuando entro a la cancha me olvido de todo y juego tranquilo, por suerte lo pude mejorar”, puntualizó Alfonso, quien es muy amigo de Thiago Vecino, Brian Ocampo, Emiliano Martínez, Joaquín Trasante y Mathías Laborda, todos jugadores de Primera que recorrieron juntos el camino de formativas.

"Nos subestimaron"

"De la Copa Libertadores Sub 20 y de Independiente del Valle recuerdo que era un equipo duro y con mucha intensidad. Ellos estaban muy bien físicamente y bien trabajados, pero los partidos hay que jugarlos. En eso que salió del festejo creo que nos subestimaron, pero vamo’ a ver qué pasa. Se habló poco de eso, no le dimos mucha importancia”.

El primer llamado de Rudy Rodríguez para invitar a Alfonso a jugar en Nacional fue a su abuelo, Aníbal, que es muy importante en la vida del actual futbolista, junto a su abuela Juanita, quienes lo criaron con su madre. “Siempre tuve muy claro lo que quería y en mi casa me apoyaron mucho. Venía cansado y tenía todo pronto, me ayudaban, me acompañaban. Soy el mimado de los abuelos”, dijo.

“Hablo todos los días con ellos. Siempre que termina la práctica llamo a mi abuelo y conversamos, siempre fue así, desde Séptima, y lo seguimos haciendo. Es medio de matarme mi abuelo, ja. Si ando bien, me lo dice en el momento, pero enseguida me dice que hay que pensar en el próximo partido, me tiene cortito”, concluyó.

"Hay que seguir creciendo"
Alfonso Trezza. FOTO: El País.

"Me siento muy bien, con mucha confianza. Gracias a los referentes, a los compañeros que siempre están dando para adelante, que te dan consejos, todo eso te deja muy tranquilo. No hay que quedarse porque hay que seguir creciendo. Me sentía preparado desde la pretemporada para este momento”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados