PROGRESO

Alex llegó con gol a Progreso y acepta el nuevo desafío

“Barcelona es un grande, con las diferencias de siempre con un club chico de Uruguay, pero esto es fútbol y vamos a ir por ese sueño”, dijo Silva.

alex
Alex Silva con Chloe, la mascota de su pareja Florencia. Al principio a él no le gustaban los gatos, pero lo conquistó.  Foto: Leonardo Mainé.

Alex Silva se prepara para debutar mañana en la Copa Libertadores con su nuevo equipo: Progreso. Llegó hace sólo dos semanas y con el propósito de sustituir al goleador Gustavo Alles, pero ya ha anotado en los amistosos: frente a Wanderers y ante Fénix, el equipo que defendió hasta fines del año pasado.

Los gauchos le habían demostrado el interés de contar con él antes de Navidad, pero no por eso saberse en la lista de prescindibles de Juan Ramón Carrasco le cayó bien. “Yo veía con buenos ojos pasar a Progreso, pero como tenía seis meses más de contrato en Fénix consulté cuál era la idea de Juan para el 2020. Y justo coincidió que había armado una lista con varios jugadores a los que no iba a tener en cuenta. Yo me sentí muy bien este año y medio en Fénix y Carrasco me utilizó, por eso me tomó un poco de sorpresa la situación. Pero esto es fútbol y es muy dinámico. Hoy estoy muy contento con este nuevo desafío en Progreso”, contó el delantero recién llegado de Cuchilla Alta y dispuesto a entrenar con los gauchos en el complejo de la Mutual.

Cambiar el chip no siempre es fácil, sobre todo cuando ya se lleva un buen tiempo en un club con los mismos compañeros. “Es lo que más cuesta por más que acá el círculo es bastante chico y todos nos conocemos. En Fénix y conocía a todo el mundo. A la gente del barrio, compañeros, dirigentes, funcionarios. Y estaba cómodo. Pero Progreso también es un club de barrio, donde la gente acompaña mucho. Y ya conocía a muchos de los compañeros, de haber jugado o de haberlos enfrentado. Estoy acomodándome”, explicó quien ya sabe lo que significa para el club del Pantanoso volver a jugar la Libertadores después de 30 años.

“El club está pasando una etapa muy buena. Desde que ascendió hizo dos muy buenas campañas y esta última la culminó con el cuarto puesto en la Anual y la clasificación a la copa. Es un club muy ordenado”.

En ese orden tiene mucho que ver el presidente Fabián Canobbio, quien también ha impresionado muy bien a Silva. “Creo que al haber estado del lado nuestro, sabiendo las necesidades y las mañas que podemos tener los jugadores en el día a día, intenta darnos lo mejor. Sé que de repente el club no concentra, pero no se atrasa ni tres días para pagar”.

De todas maneras, el delantero cree que el hecho de concentrar no siempre hace la diferencia. “No te garantiza nada, en Fénix concentrábamos siempre y lamentablemente no nos fue del todo bien, al menos en el Clausura. La concentración sirve para que el grupo está unido, para pasar buenos momentos, pero tampoco es tan importante. Progreso no concentraba e hizo terrible campaña”.

Ya ha disputado tres amistosos con su nuevo equipo: frente a Liverpool, Fénix y Wanderers. Se tuvo que enfrentar a sus ex compañeros albivioletas. “Fue lindo reencontrarse con ellos y con los funcionarios. Había hecho mucha amistad con la gente de sanidad y de utilería y teníamos un lindo grupo. Fue un partido especial, pero estuvo lindo”.

Fenix
Albivioleta. Alex Silva jugando con Fénix ante su actual equipo. El año pasado Progreso les ganó las dos veces. Foto: archivo El País. 

La forma en que lo trato el técnico Leonel Rocco fue fundamental para que se pudiera adaptar rápidamente. “Me llamó varias veces para decirme que quería contar conmigo y que me estaba esperando. Esa confianza fue importante para mí. Es una persona muy derecha y fue muy sincero conmigo. Tanto el cuerpo técnico como el grupo me recibieron muy bien y eso ayudó a que me acomodara bastante bien”.

Ayer los gauchos comenzaron a ver videos del rival en el debut de la Copa, y el técnico ya les ha ido tirando información sobre algunos futbolistas en particular. “Barcelona es un equipo grande de Ecuador, con otro presupuesto y las diferencias son las de siempre con club chico de Uruguay. Pero esto es fútbol y vamos a ir por ese sueño”.

VAIVENES. A Alex las cosas nunca le resultaron sencillas en una carrera llena de vaivenes. Tras crecer en el Cordón y hacer la mayoría del baby fútbol en Urreta, llegó a Central Español donde hizo las formativas y debutó en Primera de la mano de Obdulio Trasante.

“He estado por todos lados, jugué en la C con Oriental de La Paz, en la B con Villa Española”, dijo quien tuvo tres salidas al exterior: Honduras, Chile y Argentina. En Honduras defendió a un equipo llamado Parrillas One y no fue una buena experiencia. “Yo estaba en la C, en el fútbol amateur y me llegó esa posibilidad. Era ir a un equipo profesional y en el exterior. No lo dudé. Era mi primera salida y la vi como una posibilidad buena. Lamentablemente, no me fue bien porque al mes me fracturé el quinto metatarsiano. Jugué solo un partido. Es complicado Honduras. Yo vivía en un barrio privado en el que tenías todas las comodidades y seguridad. Pero no podías salir ni caminar media cuadra, ni tomarte un taxi. La inseguridad es muy brava”.

Tras volver a Uruguay y defender a Villa española y nuevamente a Oriental se fue a Chile, al Ñublense. “Es otro fútbol, otra vida, otra infraestructura. Si bien era un equipo de Segunda las comodidades, los estadios, la gente, lo que se movía era impresionante. Estuve seis meses y de 15 partidos jugué 13, me fue bien”.

En Argentina defendió a Quilmes y le costó. “Quilmes estaba pasando por un momento complicado, con muchas deudas y a punto de la quiebra. Pero sirvió como experiencia y no me arrepiento. En Argentina el fútbol es muy diferente al nuestro por más que estamos tan cerca. La dinámica es otra y se convoca mucha gente”.

Considera que sus pasajes por Oriental, ya en la B, y en Rampla en 2017 fueron lo mejor. “En Oriental hice ocho goles en siete partidos, en un campeonato corto. Y en Rampla también hicimos un buen año, sumé muchos minutos, hice goles y clasificamos a la Copa Sudamericana”, recordó.

IDENTIDAD. Vivir del fútbol no resultó sencillo. Recién hace dos o tres años que puede hacerlo. “Por suerte siempre tuve el apoyo de mi familia, de mis padres, que me impulsaron a seguir. Cuando en la C, fue un momento complicado, pero ellos me apoyaron. Siempre peleándola y pensando en mejorar. Siempre esperando más. Hoy en Progreso donde pasar de fase sería un salto muy importante. Y hay plata de por medio. Un premio grande que a todos nos va a venir bien, además de hacernos conocer en lo internacional. Progreso tiene una identidad que contagia. Lo noté y lo sufrí el año pasado con Fénix cuando nos ganaron los dos partidos”.

florencia

Con psicóloga en casa

 Hace cuatro años que está en pareja con Florencia. Se cruzaron en un boliche, luego empezaron a hablar y hablar por las redes, hasta que volvieron a verse. Ella trabaja y estudia psicología. “Le quedan un par de años para recibirse”, dijo Alex quien tiene terminado el liceo y le gustaría seguir  estudiando algo vinculado al fútbol. Ambos comparten casa con Chloe, a él no le gustaban los gatos pero lo conquistó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)