TRICOLORES

D’Alessandro: “No vine a Nacional para retirarme, vine para tratar de ser campeón”

En el Parque Central el futbolista argentino habló de sus ganas por jugar, de su ambición por seguir ganando cosas y de su orgullo de formar parte de club tricolor.

Andrés D'Alessandro y una selfie especial para sus hijos
Andrés D'Alessandro y una selfie especial para sus hijos. Foto: @Nacional.

Tiene, como frase de cabecera, porque así lo dejó en claro en dos ocasiones, que “se juega como se vive y se vive como se juega”. Tiene, porque lo repitió hasta el cansancio, unos deseos enormes de empezar a jugar, de sentir el aliento de los hinchas. Tiene, porque lo evidencia su estado de forma y su respeto por las camisetas que defendió, la obsesión de ganar. Por eso, cuando se paró frente a los micrófonos en la presentación oficial como jugador de Nacional, Andrés D’Alesandro quiso despejar todas las dudas que puedan presentar sus 39 años: “No vengo a retirarme, vengo a salir campeón”.

La ola de preguntas que le fueron cayendo desde la tribuna José María Delgado del Parque Central no hicieron otra cosa que confirmar que al “Cabezón” lo motivaron muchas razones para ponerse la camiseta de Nacional y todas ellas tienen que ver con el anhelo de seguir ganando cosas.

“Para que se queden tranquilos, por plata seguro que no vine. Soy muy agradecido al fútbol, porque gracias al fútbol yo le puedo dar a mi familia una vida que quizás yo no tuve de chico. Nacional me presentó un proyecto y me encantó porque no me habló de plata y yo tampoco. Las prioridades que tengo ahora son muy diferentes. Elegí a Nacional por la historia, por la tranquilidad que me da Uruguay, país al que le tengo un gran cariño, por los excompañeros y por toda la gente que me habló bien del club”, afirmó D’Alessandro cuando se procuraba saber qué le había hecho tomar la determinación de venirse al fútbol uruguayo.

"Tengo muchas ganas, creo que sobran y persigo sueños. El fútbol es para soñar. Me da ganas, fuerza y vida poder contagiarme de los más jóvenes”.

El “Cabezón” no quiso apartarse nunca del hecho de que Nacional había ganado la pulseada frente a otras alternativas porque él mismo fue el que tomó la determinación de convertirse en jugador tricolor. “Yo elegí a Nacional. Es un orgullo ser parte de la historia del club, vestir la camiseta, poder jugar, llegar a un club muy grande con una historia muy rica. Ahora solamente queda trabajar, esforzarse y ser profesional para que todo salga de la mejor manera”.

Feliz de haber podido unirse al grupo, de trabajar en Los Céspedes, el futbolista argentino espera ayudar en lo que lo necesiten. “Me da ganas, fuerza y vida poder contagiarme de los más jóvenes. Hoy somos los más viejos y son mucho más los chicos, por lo que los grandes nos tenemos que adaptar a ellos. Pero manteniendo algunas cosas como el respeto por el club, por los funcionarios, por entrenar, por el día a día. Esto es una parte muy importante para ganar, para ser campeón. Hay que respetar lo que uno hace. Los jóvenes tienen que entender que hay que valorar tener una camiseta tan pesada, el esfuerzo que hacen los dirigentes y valorar a los que hicieron grande al club. No negocio nada en el tema del entrenamiento y de tener un grupo unido”.

"Lo sentí en el momento y no fue por Iván (Alonso) o el “Chino” (Recoba). Vine porque me gustaron los colores de Nacional. Elegí a Nacional”.

Con la camiseta de Nacional en el pecho, una pelota debajo del brazo y el micrófono apuntándole como seguramente lo harán los ojos de los aficionados cuando empiece a jugar los partidos, D’Alessandro no elude la responsabilidad que tiene por delante. “Tengo claro todo lo que me juego dentro y fuera de la cancha por la edad que tengo, pero estoy fuerte de la cabeza y para mí eso es fundamental. Es inevitable que se hable de la edad cuando tenés más de 35 años, pero hoy hay herramientas que antes no había y podemos tener una vida deportiva larga. No vengo a retirarme, vengo para tratar de salir campeón”.

"Los jóvenes tienen que entender que hay que valorar tener una camiseta tan pesada, el esfuerzo del club y a los que antes lo hicieron grande”.

Un jugador que dice con particular acento en el hecho de que mantener “el hambre de ganar, de jugar al fútbol”, espera que todos sientan que siempre “hay que ir por más”. Pensando en la futura Copa Libertadores, el “Cabezón”, desnudó su forma de conducirse en el fútbol y en la vida: “Hay que trabajar más, esforzarse más, tener más ganas y más hambre de gloria. Esto es fútbol y saca diferencia el que tiene una cabeza más fuerte. La mentalidad nuestra tiene que cambiar un poco, saber que podemos ir por más, que podemos ser protagonistas. No conformarse. Siempre hay que querer más individualmente y grupalmente”.

Andrés D'Alessandro luciendo la camiseta de Nacional
Andrés D'Alessandro luciendo la camiseta de Nacional. Foto: @Nacional.

"Es un orgullo ser parte de la historia del club, vestir la camiseta, poder jugar. Hay que trabajar, esforzarse para que todo salga de la mejor manera”.

Sobre su futura función en el equipo y después de destacar que ya había dialogado con Jorge Giordano, a quien calificó de “un tipo bárbaro, simple, trabajador”, el talentoso futbolista argentino dijo: “Sería muy prematura hablar de dónde podría jugar. Vine a ayudar. El técnico sabe bien quién soy, me conoce y encontrará el lugar en el que seré más importante para el equipo. He jugado en varias funciones y me voy a adaptar a lo que necesite, sin dudas. Veré lo que Jorge necesita de mí y trataré de adaptarme a eso”.

La disputa que pudo haberse dado por su fichaje y el interés de Peñarol no quedó de lado. Ahí, D’Alessandro le hizo un nuevo mimo al alma del hincha tricolor. “Tengo amigos en los dos lados. Uno es grande cuando reconoce al rival. Tengo el máximo respeto, pero cuando entre a la cancha voy a querer ganarle siempre. A Nacional lo sentí en el momento. No es por Iván (Alonso) o por el ‘Chino’ (Recoba) que vine. Con el primero que hablé fue con el presidente. Viné porque me gustaron los colores de Nacional. Lo único que importa es que yo elegí a Nacional”.

en tres colores

El “Diente”, el “Chino”, el “Loco” y la “Tota” Lugano

“He hablado con el ‘Loco’ Abreu, con la ‘Tota’ Lugano y con el ‘Diente’ López, que es un enfermo de Nacional y no habla de otra cosa que no sea Nacional. Todos me hablaron de los valores del club, de lo que representa el club, y si lo hicieron es notorio que lo recogieron. Y me acuerdo de todo lo que hablé con cada uno de ellos”.

Un libro abierto de experiencia y calidad
“Tener al ‘Chino’ (Álvaro Recoba) en el club es de un enorme valor. Es un libro abierto. Nos hace crecer. Sabe lo que es ganar, lo que es salir campeón. Es importantísima su figura para consultarlo, para que nos pueda ayudar. Es un ídolo grande del club”.

Jugar en el Gran Parque Central
“Hay que esperar que pueda volver cuanto antes la gente. El fútbol sin gente es lo mismo que para el actor de teatro una obra sin público. Ojalá sigamos con los tapabocas pero con gente en las tribunas. El Parque lleno y con la gente que te lleva adelante. Se necesita el impulso del hincha para el equipo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados