FÚTBOL

Alejandro Lembo: "el hincha de Nacional sabe quién soy"

Lleva casi un año y medio lejos del fútbol y tiene ganas de regresar. No niega que como gerente tricolor pudo haberse equivocado, pero no se arrepiente de nada.

lembo
Tras casi un año y medio lejos del fútbol, el exgerente deportivo de Nacional, Alejandro Lembo tiene ganas de regresar. Lo entusiasma un club donde haya mucho por hacer,

Hace casi un año y medio que Alejandro Lembo dejó de ser el gerente deportivo de Nacional, cargo que ocupó por cinco años. Hoy está totalmente dedicado a sus hijos: Micaela de 14 años, Matías de 13 y Federico de 8. Los tres viven una semana con él y otra con su madre. Por ellos es que no se plantea salir al exterior donde dejó una buena imagen cuando calzaba los cortos. Es más, ha recibido algún llamado pero ni espera a escuchar de qué se trata. Sus hijos son su prioridad y está feliz de disfrutarlos, lo que no pudo hacer totalmente cuando jugaba.

“He hablado varias veces con gente del Betis y de Belgrano de Córdoba, pero no me voy. Ni los escucho. Estoy separado y mis hijos son mi prioridad total. Al menos hasta que crezcan y sean independientes. No es que esté recuperando el tiempo perdido, porque ese tiempo no se recupera, pero hoy comparto mucho con ellos. Han crecido, compartimos otras cosas y lo disfruto”, dijo Lembo.

hijos
SU PRIORIDAD. Son sus tres hijos: Micaela, Matías y Federico. Hoy los disfruta al máximo.

El tiempo alejado del fútbol no le ha hecho cambiar de opinión sobre lo que fue su desempeño como gerente tricolor. Reconoce que pudo haberse equivocado, pero no se arrepiente de nada. “Lo veo todo igual, al menos en mi mirada hacia el club. Seguramente me equivoqué en muchas cosas. Todos los días se toman decisiones en el cargo y son cosas importantes. Me equivoqué en muchas cosas, pero arrepentido no estoy de nada porque cuando lo hice estaba convencido que era lo mejor para el club. Siempre fueron decisiones muy pensadas, nada apresurado o resuelto sin pensar. No me arrepiento, pero cometí muchos errores que me sirvieron para aprender y que seguramente no repetiría cuando vuelva a trabajar en un cargo similar”.

sin fútbol

Emprendimientos y deberes

Lembo tiene otros emprendimientos por fuera del fútbol. Hace tres años puso, con un amigo, una agencia y productora de eventos. Asegura que le divierte, aunque ahora esa actividad también está parada por el COVID-19. Por eso hoy está dedicado absolutamente a sus hijos y a colaborar, sobre todo con el menor, con los trabajos escolares a distancia.

LEVANTACOPAS. Antes de asumir como gerente, Lembo jugó en tres etapas diferentes en Nacional y ganó cuatro Campeonatos Uruguayos. Era el capitán y se lo identificaba como el levantacopas. Sin embargo, siendo gerente hasta se lo llegó a responsabilizar por determinadas situaciones deportivas. Y su imagen pudo haber cambiado. “Puede ser, pero no es algo que me preocupe. Cuando trabajo en un lugar siempre trato de hacer lo mejor posible. Lo hice como jugador y también como gerente. Sé que los resultados no fueron los mismos que cuando jugaba, pero también sé que como gerente hice cosas importantes y buenas para Nacional que hoy el club sigue disfrutando y aprovechando. Saltos de calidad que se necesitaban. Muchos de esos cambios siguen adelante o se han mejorado. Y recién ahora se están viendo los resultados”, explicó.

copa
Lembo con uno de los tantos trofeos que ganó con Nacional y que le hizo ganarse el apodo de "levantacopas",

A propósito del asunto aseguró que su relación con los hinchas tricolores no ha cambiado. “Siempre me trataron muy bien en la calle, tanto cuando estaba trabajando en el club como ahora. Con un respeto tremendo por los años que jugué y por los títulos logrados también. Creo que el hincha de Nacional me conoce, sabe quién soy y tiene una opinión formada. Más allá de los resultados que pueden gustar o no, o que puedan no estar de acuerdo con alguna decisión que se tomó. Saben que todo se hizo para bien del club. El vínculo no ha cambiado, sigue de la misma forma”.

A pesar de que aseguró que está “muy tranquilo y en calma”, admitió que ya va siendo hora de volver al fútbol y que tiene ganas de hacerlo. “Pero hay que ver bien en qué, cualquier cosa no. Pero el fútbol es mi vida, siempre lo fue. Volvería a ser gerente, o algo por el estilo. En esa área, de la planificación”, reconoció quien jamás tuvo en sus planes ser entrenador. Por algo nunca hizo el curso. “Técnico, seguro que no”, enfatizó.

“Creo que al pensar dónde trabajaría no me fijo solo en el lugar, sino en las cosas que se pueden hacer. Hay muchos empresarios, sobre todo extranjeros, que están mirando clubes con ganas de invertir y transformarlos en sociedades anónimas deportivas. Tengo proyectos y estoy hablando con gente que está en el tema. Tratando de ver qué posibilidades hay de llevar alguno a cabo. Hay cosas que me entusiasman porque en los clubes que no son grandes o que tienen dificultades, hay mucho para crecer y el trabajo de uno se va a ver mucho más”.

ARRUABARRENA. Su opinión sobre el técnico Rodolfo Arruabarrena tampoco ha cambiado con el tiempo. Fue el argentino quien lo obligó a colgar los zapatos porque no lo iba a tener en cuenta, pero también quien lo invitó a trabajar en el club. “Generalmente, soy un tipo bastante autocrítico. Y suelo ponerme en el lugar del otro para ver cuál sería mi mirada desde ese otro lugar. La suya fue una decisión difícil, que no me gustó para nada. Pero sabía que se podía dar y cuando alguien está al frente es para tomar decisiones. Siempre fue de frente conmigo y eso lo valoro. Capaz que era momento de retirarme aunque hubiera querido que fuera de otra manera, pero las cosas no siempre resultan como uno quiere. Y en cuanto a tener la oportunidad de trabajar como gerente en el club, era el momento porque si no me hubiera retirado hubieran tomado a otro para ese cargo”.

la gerencia

Dirigentes a los que aún les cuesta delegar

Lembo tiene claro que en Uruguay aún no se le da al cargo de gerente deportivo la dimensión que debería. Pero cree que se va mejorando. “A los dirigentes les sigue constando delegar, pero de a poquito se está dando. Siguen influyendo en las decisiones deportivas. Es bien de nuestro fútbol, donde los clubes se miran con mucha pasión todavía”, explicó.
 “En Nacional pudimos profesionalizar una cantidad de áreas. Pudimos hacer cosas que queríamos. Otras no. Había cosas que no las definíamos nosotros. Hay directivos a los que les gusta y se sienten capacitados para tomar esas decisiones. Y hay que lidiar con eso también. Pero es un proceso”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados