NACIONAL

Alejandro Cappuccio se "comió" su propio cuento y hoy está en el lugar que siempre soñó

Meticuloso, inteligente, pasional y familiero. Así es el actual entrenador de Nacional, que desde que estaba en la Sub 20 de Nacional Universitario anhelaba con llegar a dirigir la primera tricolor. 

Alejandro Cappuccio junto a Álvaro Recoba en su primer día como DT de Nacional. FOTO: Nacional.
Alejandro Cappuccio junto a Álvaro Recoba en la Ciudad Deportiva de Los Céspedes en su primer día como DT de Nacional. FOTO: Nacional.

"En la primera reunión nos esperó a cada uno con fotocopias de la táctica y jugadas preparadas. Ya notabas cómo se interesaba en cada jugador. Fuimos campeones invictos y, además, metimos una gira por Europa de 35 días donde no nos fue nada mal. Nos marcó mucho a todos”. Las declaraciones corresponden al actual periodista Juan Miguel Carzolio, por ese entonces goleador de la Sub 20 de Nacional Universitario, que era dirigida por un joven Alejandro Cappuccio, quien no solo conducía a ese equipo, sino que también jugaba en la mayor de los tricolores. “Incluso hice un gol de una jugada de aquel cuadernito que nos dio y que gritamos como locos en Suecia”’, añadió como volviendo a esa época.

“En ese entonces soñaba dirigir la Primera de Nacional y muchos se reían. Ahí lo ves. Como ahora, era meticuloso y pasional. Y, además, un optimista. Un soñador con los pies en la tierra. Ya era escribano y casi abogado, profe y empezaba la carrera de DT. Tenía 23. ¡Una locura cómo podía hacer todo y todo bien!”, recordó Carzolio, un viejo goleador de la Liga Universitaria. Y finalizó: “Yo seguí teniendo vínculo con él. Hasta el día de hoy nos queremos mucho. Le deseo lo mejor. Soy ‘manya’. Pero él es un amigo”.

“El primer día sentó a los chiquilines de Cuarta, a cada uno les entregó un repartido con un vocabulario común de cómo iban a llamar a determinados movimientos para que todos tuvieran un lenguaje en común. Utilizaba muchas variantes de otros deportes y sorprendía cómo las utilizaba en el fútbol, como las cortinas del básquetbol,” contó Juan Ignacio Bellón, el preparador físico que tuvo Cappuccio en las formativas de Juventud de Las Piedras en 2014.

Algunos de los lineamientos de Cappuccio cuando era el DT de la Cuarta de Juventud.
Algunos de los lineamientos de Cappuccio cuando era el DT de la Cuarta de Juventud.

“Los entrenamientos con él eran muy intensos, veías un pienso en cada una de las prácticas con el objetivo de preparar y corregir algunas falencias que tenían. Todo muy preparado, planificado y ordenado. A mí, como profe, me venía con la propuesta para que en la activación incluyera esos movimientos y desplazamientos que iba a trabajar”, agregó el profe oriundo de Las Piedras, que hoy es docente en el Colegio San Isidro, entre otros centros educativos.

“Nosotros teníamos la posibilidad de trabajar con José Tejera, una persona con mucha trayectoria y vos veías en Alejandro muchas ganas de aprender. Él siempre estaba dispuesto a ayudarte y a brindarte apoyo, lo que habla también de su calidad humana. Es una persona sincera y directa, que se preocupa por el otro. Siempre me marcó el cariño y el afecto hacia su familia, siempre están muy presentes en su conversación diaria”, concluyó Bellón.

Antes, entre 2011 y 2012, Cappuccio inició su camino dirigiendo formativas en el fútbol profesional. Lo hizo en Wanderers, donde después volvió para dirigir en 2017, previo escala en las juveniles de Juventud, Fénix y Peñarol.

Uno de los futbolistas que dirigió fue Bruno Veglio, tanto en la Séptima como posteriormente en la Cuarta División de los “Bohemios”, a quien le quedó una frase de Cappuccio marcada: “Nos decía que a veces había que ‘comerse el cuento’ de que se puede llegar a Primera, que en el buen sentido de la frase uno se tenía que creer que podía llegar a ser profesional en el fútbol. Y cómo serán las vueltas de la vida que le terminó pasando a él. Es tremendo DT”.

Alejandro Cappuccio en Wanderers. FOTO: Wanderers.
Alejandro Cappuccio en Wanderers. FOTO: Wanderers.

El “Colo”, una de las figuras actuales de Wanderers que está en la etapa final de la recuperación de una dura lesión, contó que “es un tipo muy futbolero, con una pasión muy grande, que la trasmitía en el día a día. Nos decía que había que disfrutar del fútbol, que era para divertirse. Es un tipo humilde y tranquilo. Fuimos un par de veces a la casa a hacer comidas en aquellos años y es muy familiero. Él y su familia nos invitaban a su casa, metíamos ping pong, asado, play. Como persona, me saco el sombrero”.

Mathías Abero, hoy en Wanderers, fue uno de los jugadores que se destacó con Cappuccio en Rentistas. “Es un gran entrenador. Aunque está haciendo sus primeras armas en Primera, demostró que está a la altura y ese hecho le permitió ya llegar a Nacional. Sus entrenamientos son cortos, pero muy intensos, siempre con pelota y bien llevados adelante. Genera muy buen vínculo con los jugadores y es una persona que transmite confianza a los futbolistas”, contó el polifuncional.

Este lunes, a las 7.30 Cappuccio ya estaba en Los Céspedes para empezar su ciclo en la Primera de Nacional, cuando el entrenamiento iniciaba recién a las 16.00. Con la misma pasión con la que empezó en aquella Sub 20 de Nacional Universitario, pero en el lugar que alguna vez soñó estar.

CAPITÁN DE RENTISTAS

Andrés Rodales: "Se merece todo lo bueno que le está pasando"

"Alejandro es un entrenador muy apasionado por el laburo. Trata siempre de estar en todos los detalles para brindarle las mejores herramientas a sus futbolistas.
Desde lo humano trata siempre de estar cerca del jugador escuchándolo, y se caracteriza por ser un gran motivador. ¡Él y su cuerpo técnico se merecen mucho todo lo bueno que les está pasando!, comentó el capitán de Rentistas, Andrés Rodales. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados