NACIONAL

Alejandro Balbi: "La dirigencia influyó como nunca y los jugadores lo reconocen"

El vicepresidente tricolor remarcó que actuaron como se hace "en el primer mundo", porque muchas veces los jugadores regresaron a sus clubes desde el vestuario mismo.

Alejandro Balbi
Alejandro Balbi.

El vicepresidente de Nacional, Alejandro Balbi, siente que "la dirigencia influyó como nunca" para que se obtuviera una victoria clásica, pero también describe que su estrategia casi "de misión militar de película" no fue nada fuera de lo común, porque simplemente se actuó como se hace "en el primer mundo". En su diálogo con Ovación, Balbi destacó que la AUF no tenía ningún argumento para negar el retorno de los futbolistas y que en su experiencia como exneutral de la Asociación fue testigo de muchos regresos de jugadores celestes para sus equipos desde el propio vestuario.

 -¿Cuándo comenzaron a pensar en planificar el operativo de retorno de los futbolistas de la Selección?
-Empezó a germinar el pasado martes, cuando se cambió el horario del clásico. De común acuerdo con José (Decurnex) empezamos a madurar la posibilidad en un entorno muy reservado porque no queríamos que se filtrara ningún detalle. Naturalmente que algunas interrogantes se hacían, pero a los derechos reglamentarios que teníamos en mi caso volqué la experiencia de lo que había vivido con la Selección, de que muchas veces jugadores supieron irse del vestuario en auto particular al Aeropuerto para tomarse un vuelo que lo llevara de inmediato para sus clubes. Era un tema de moneda corriente en la Selección.

-¿Les preocupó el tema sanitario? ¿Cómo procedieron?
-Las dudas las teníamos, no queríamos hacer grandes consultas porque ni siquiera la mayoría de los compañeros de directiva sabían lo que estábamos preparando y se enteraron el sábado mismo. Lo que pasó es que apareció una información de que el avión de la Selección podía llegar a salir después del partido, eso nos ayudó para que nuestra Sanidad consultara a la Senade por el tema del ingreso y sin mencionar nunca que podíamos tener nuestro avión.

"Sopesamos que Facundo Torres podía volver también rápido, pero estuvimos convencidos que lo mejor para Nacional era que se hiciera la movida para que vinieran los tres jugadores"

-¿Qué les dijeron?
-Contestaron positivamente, porque al tener las dos vacunas, tener un PCR negativo 72 horas antes, no había problema, más allá de las propias recomendaciones que se le hace a la gente cuando vienen del exterior. Esas consultas se hicieron tomando como posible retorno el avión de la Selección, nunca brindando una información del avión privado.

-¿Por qué fue Enrique Campos?
-En principio la idea era que fuéramos Decurnex y yo, pero al analizarlo en profundidad entendimos que no debíamos erosionar la intimidad de la Selección. Había que ser muy cuidadosos y el viernes resolvimos que viajara Campos. Además, con Campos también nos asegurábamos algo fundamental: el efecto sorpresa.

-¿No tuvieron la mínima sospecha de que a lo mejor el intento por traer a sus tres jugadores hubiese provocado también un retorno más rápido de los futbolistas de Peñarol?
-Sí, claro. Eso lo sopesamos. Analizamos la situación y sabiendo que Facundo Torres está en un gran nivel igual terminamos convencidos que lo mejor para Nacional era que se hiciera la movida para que vinieran los tres.

"Fue una operación tipo misión militar de rescate a un refugiado. Cappuccio se enteró el jueves"

-¿Cuándo se enteró Alejandro Cappuccio?
-El jueves. Fue una operación tipo misión militar de rescate a un refugiado en una zona del enemigo. Fue como una acción de inteligencia de Interpol, porque no queríamos que se supiera mucho, porque fijate que contratamos un avión argentino y lo hicimos con una conexión directa con Buenos Aires. Eso era para que no se sospechara nada, porque alguno podría filtrar algo.

-¿Y los futbolistas cuándo se ponen al tanto de lo que estaban planeando hacer?
-El viernes incorporamos a Sebastián Taramasco al grupo que estaba trabajando en esta operación, se hizo un Zoom entre todos en horas de la noche y acordamos que lo mejor era que Taramasco hablara con los futbolistas. El sábado, en horas del mediodía, se les puso al tanto de lo que estábamos queriendo hacer ante la eventualidad de que Uruguay quedara eliminado.

"Cuando (Matías) Viña erró el penal se activó el botón rojo. La carta se disparó para el Ejecutivo de la AUF y para Eduardo Belza"

-¿Qué respondieron?
-Que anhelaban que Uruguay siguiera en la Copa América, pero que si eso no pasaba que los tuviéramos en cuenta para el clásico. Lo tomaron con mucho agrado. Los tres dijeron que ante esa eventualidad se morían por jugar el partido clásico.

-¿Cómo lo tomaron en la AUF?
-Cayó como un balde de agua fría, pero no tenían ningún motivo para negarnos a los jugadores. Además, el problema no era de la AUF, en todo caso era de Peñarol que no previó lo mismo que nosotros. Además, nosotros teníamos carta preparada para el caso de que Uruguay quedara eliminado y cuando (Matías) Viña erró el penal se activó el botón rojo. La carta se disparó para el Ejecutivo de la AUF y para Eduardo Belza (gerente deportivo).

-¿Es la victoria clásica lograda por la dirigencia?
-Fue un clásico especial, con valor histórico porque después de 90 años se volvía a jugar un clásico en el Parque y obviamente que la dirigencia influyó como nunca y hasta los propios jugadores lo han reconocido porque tengo montones de mensajes de varios de ellos agradeciendo la gestión. Ni que hablar el técnico que quedó loco de la vida, pero son los jugadores los que juegan. Porque Peñarol pudo ganar con un gol de Facundo Torres que lo pudieron hacer perfectamente. Nosotros lo que hicimos fue cumplir con nuestra obligación como dirigentes, poner todo el capital humano y conocimientos a favor de la institución. Cuando Atlético de Madrid, Barcelona o Real Madrid ponen un avión a disposición de sus futbolistas nadie dice nada porque es normal. Es lo que hacen todos los equipos del mundo. Nacional actuó como se hace en el primer mundo.

Nacional
Los 11 de Nacional en el clásico. Foto: Leonardo Mainé

-¿Nacional no cuidó las formas? ¿Cree que debieron traer a los futbolistas de Peñarol?
-Hay un error de concepto. Los que tienen que traer a los jugadores de Peñarol son los dirigentes de Peñarol. Cuando uno asume una responsabilidad de un traslado o de un contrato de transporte lo asume para sus empleados. Nacional actuó por Nacional. Salió bien y punto.

-Cuando ingresó Facundo Torres y Peñarol levantó su nivel, ¿ahí se arrepintió de algo?
-No, porque eso estaba dentro de las posibilidades porque todos sabemos las condiciones que tiene. Nos sorprendió que no jugara de titular y eso también habla de que Nacional actuó bien, porque nosotros los tuvimos de titulares porque llegaron temprano. Para que te quede claro, hasta monitoreamos el vuelo de ellos. No se dejó ningún detalle al azar. No somos ni más vivos ni nada, simplemente fuimos previsores para poner al servicio del equipo el mayor potencial.

"El audio que me mandó Rochet es una de las cosas más lindas que he recibido en mi vida"

-Además de las fotos que terminaron sacándose en la cancha, ¿hubo algún festejo especial de los directivos?
-No, porque las condiciones sanitarias en Uruguay no lo permiten. Seguramente en directiva tomaremos algo, pero esto sigue, no se ganó nada, ahora tenemos dos clásicos más por Copa Sudamericana. Se ganó un clásico muy importante, pero hay que dar vuelta la página.

-¿Cuál fue el mejor mensaje de felicitación?
-Tengo muchos de socios que no conozco, el de mis hijos y un audio del "Chino" Rochet que es de las cosas más lindas que he recibido en mi vida. Mirá que tengo años en el fútbol, muchas batallas perdidas, otras ganadas, pero lo del clásico y el mensaje de Rochet fue tocante. Me alegra cuando un jugador con tan poco tiempo en Nacional se compenetra tan profundamente con la causa tricolor. Y eso lo tengo que destacar tanto como lo de Gonzalo (Bergessio) y los chicos de la cantera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados