HISTORIAS

Alcohol, boliches y "permisos": un exjugador de Sevilla recuerda la protección de Sampaoli

Nasri afirmó que el DT le dijo "ven a nuestro equipo, puedes beber, salir a una discoteca, hacer lo que quieras y yo te cubriré frente al club. Solo te pido que seas bueno en el campo".

Samir Nasri, de Sevilla, protesta al árbitro durante el juego ante Espanyol. Foto: EFE
Samir Nasri, exjugdor de Sevilla. Foto: EFE

Ya es una moda entre los futbolistas de todo el mundo, que a falta de actividad en el campo de juego realizan un repaso de sus carreras en redes sociales. Pero a veces, por exceso de tiempo libre y una buena dosis de aburrimiento, quizás confiesan detalles que podrían evitarse.

Uno de los que se acopló a esta modalidad es Samir Nasri, que protagonizó un video y tocó varios momentos de su trayectoria futbolística. Resultó especialmente llamativo cuando habló de su relación con Jorge Sampaoli durante su paso por Sevilla (2016-2017). Consideró al ex técnico de la selección argentina como alguien que fue más que un entrenador.

"Tuve una relación de amistad con Sampaoli. Fue un amigo, no un entrenador. Y con Juanma Lillo fue una relación de padre e hijo. ¡Me daban escalofríos al escuchar los discursos de Sampaoli en el vestuario y eso que yo no entendía el español!", contó el francés de Anderlecht, club con el que mantiene una tensa relación.

Jorge Sampaoli en la conferencia de prensa del Sevilla. Foto: EFE

El futbolista de 32 años relató que cuando jugó en Sevilla, Sampaoli lo "quería tanto" que le dijo: "Ven a nuestro equipo, puedes beber, salir a una discoteca, hacer lo que quieras y yo te cubriré frente al club. Solo te pido que seas bueno en el campo el fin de semana".

Es más; según contó, el propio Sampaoli se ofrecía para cuidar a su perro si Nasri no jugaba por cualquier causa y se iba a visitar a sus familiares: "De hecho, si yo quería ir a ver a mi familia un fin de semana que no tuviera que jugar, Sampaoli me decía que el se encargaría de cuidarme al perro".

También habló sobre el bache que atravesó durante su carrera, por el cual perdió las ganas de seguir jugando. Sucedió que en 2016 se sometió a un tratamiento intravenoso en una clínica estadounidense en Los Ángeles, que derivó en una suspensión de seis meses por el Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA por violación del reglamento antidoping.

"Lo que sucedió en Los Ángeles arruinó mi temporada. Era una inyección de vitaminas, legal y tenía una receta médica. La clínica me inyectó mucho más producto de lo esperado". Y amplió: "Estaba destruido porque iba a ser sancionado por dos años. No quería jugar más después de eso. Incluso le dije a Sampaoli: 'Déjame a un lado, es inútil', pero el entrenador siempre quiso que jugara. Estaba perdido, estaba nervioso y enojado con todo. No lo mostré pero en el campo el fútbol se acabó para mí. Ya no quería jugar al fútbol, lo pensaba todo el tiempo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados