MARACANÁ 70 AÑOS

Alcides Edgardo Ghiggia fue crack hasta para elegir cuándo irse

El autor del gol que valió el Maracanazo fue el último sobreviviente del plantel campeón del mundo y su entrada al túnel de la eternidad fue a los 88 años.

Ghiggia en homenaje previo al partido Uruguay- Venezuela en 2010.

Basta con decir el nombre de Alcides Edgardo Ghiggia para que todo uruguayo lo asocie con el Maracanazo. Autor del gol para el 2-1 sobre Brasil el 16 de julio de 1950, el “Ñato” tenía solo 23 años y fue una de las figuras celestes. Disputó los cuatro partidos y en todos anotó.

Formado en Sud América, pasó a Peñarol y luego marchó a Italia para defender a Roma, Milan y hasta la propia selección azzurra. Retornó para defender a Danubio, donde se retiró no sin antes volver a jugar en la IASA.

Alcides Ghiggia de rossonero.
Alcides Ghiggia con la camiseta del Milan.

Ghiggia fue dueño de más gloria que de dinero. Nunca le faltó nada, pero tampoco le sobró. Vivía el día a día en Las Piedras, donde era todo un símbolo de la ciudad canaria.

Poco a poco vio cómo todos sus compañeros campeones del mundo de 1950 fueron entrando en el túnel de la eternidad. Cada vez fueron menos para formar el equipo hasta que quedó él como último sobreviviente.

Ghiggia celebrando al final del partido
Ghiggia celebrando al final del partido

Estuvo en el centro del campo del Estadio Centenario luego del cuarto puesto de Uruguay en Sudáfrica 2010 el día que Diego Forlán compartió con todo el pueblo el Balón de Oro logrado como mejor futbolista del certamen.

Ghiggia
Diego Forlán recibe el saludo de Ghiggia el día que compartió su Balón de Oro con el público.

La FIFA lo homenajeó al llevarlo para sacar bolillas en el sorteo para la Copa del Mundo de Brasil 2014, porque en definitiva él era más rey que muchos locales en esa tierra en la que era tan respetado como en la suya.

Alcides, como le decían sus amigos, se pasó la vida contando de su hazaña ante el requerimiento de periodistas y de gente común, que se le acercaba para hablar con él solo por tener la recompensa de haber conversado con el tipo que hizo el gol más épico en la historia del fútbol mundial. Eso era (y sigue siendo para muchos que lo hicieron) un motivo de orgullo.

Alcides Edgardo Ghiggia con el trofeo de la Copa del Mundo durante la gira previa a Brasil 2014. Foto: Archivo El País
Alcides Edgardo Ghiggia con el trofeo de la Copa del Mundo durante la gira previa a Brasil 2014.

Ghiggia fue un crack como futbolista. Su velocidad, regate, picardía e improvisación -esa que fue clave para batir a Barbosa en Maracaná, pues amagó el centro atrás y puso la pelota contra el palo- lo caracterizaron dentro del campo. Sin embargo, él nunca hizo gala de su leyenda por más que sabía que lo era. Pero fue tan crack Alcides que supo cómo alimentarla incluso en su último día sobre la Tierra.

El 16 de julio de 2015, hace cinco años, se despertaba a los 88 años para celebrar un año más de su conquista, pero entonces ese día eligió volver a gritarlo con sus inmortales compañeros de hazaña. Un infarto lo hizo entrar al túnel de la eternidad. El cuadro quedó completo una vez más.

Velatorio de Alcides Ghiggia Foto: Leonardo Carreño
El velatorio de Ghiggia fue en el Palacio Legislativo. Fue tratado como héroe.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados