EUROPA

Alarma en el mundo fútbol: Real Madrid promueve una superliga europea

Florentino Pérez, presidente del equipo español, lleva la bandera de la iniciativa que dejaría a las principales ligas de Europa sin sus equipos más importantes.

Federico Valverde titular en el Real Madrid ante Galatasaray en el Santiago Bernabeu. Foto: AFP.
El Real Madrid de Federico Valverde evalúa dejar LaLiga de España para formar una Superliga europea. Foto: AFP.

Nadie más ganador que Real Madrid en Europa. Campeón en 13 oportunidades de la Champions League (al inicio llamada Copa de Europa), si hay una institución que tiene fuerza para llevar adelante una idea, esa es la española. Y todo apunta a que está dispuesta a hacerlo.

Florentino Pérez, su presidente, promueve la creación de una Superliga europea compuesta por los principales equipos del continente, lo que implicaría un cambio radical en el fútbol, pues si esto cristaliza, cada uno de los clubes dejaría su liga local para disputar este nuevo certamen.

Esto ha generado una preocupación importante en el plano europeo y no solamente por el hecho de que España, Inglaterra, Italia, Francia, Alemania y algún otro país pueda perder a sus principales exponentes, sino incluso que es mirado con inquietud por parte de la mismísima UEFA, pues la creación de una Superliga europea implicaría una desvalorización en magnitudes incalculables a su producto estrella, la Champions League.

Florentino ya movió sus piezas

De acuerdo a un informe publicado por el brasileño O'Globo, Florentino ya mantuvo contactos al más alto nivel: con presidentes de clubes importantes de Europa y hasta con Gianni Infantino, el mismísimo titular de la FIFA, para explicarle su ambicioso proyecto.

¿Qué posibilidades tiene de prosperar? Las que otorgue el mercado. Claramente un torneo con los mejores equipos de Europa y quizás del mundo es una gran atracción para las marcas, pero para los mercados internos es potencialmente un golpe devastador.

* Los patrocinadores quitarían apoyo a las ligas locales para dárselo a esta Superliga.
* Las grandes cadenas televisivas apostarían sus recursos a conseguir los derechos de esta competencia, restándole cuantiosas sumas a las ligas.
* Los clubes que no participen de esta Superliga verían sustancialmente disminuidos sus ingresos.
* Las principales estrellas estarían en estos equipos y no en las ligas domésticas, pues en éstas sería imposibles costearlas.
​* Los clubes que queden por fuera de la Superliga perderían, paulatinamente, sus seguidores y ello les implicará en el largo plazo tener menos ingresos por concepto de venta de entradas, abonos y socios.

El formato del certamen

La idea primaria es que participen 40 equipos, divididos en dos categorías de 20, al mejor estilo de una liga doméstica en Europa, con ascensos y descensos. Se pondría en marcha en 2024 y si bien la mayoría de los clubes serían de las cinco grandes ligas europeas, es necesario también equipos fuertes de países como Holanda, Portugal, Escocia, Bélgica, Turquía y Rusia, por ejemplo.

Todavía quedan muchas cosas por resolver, como la forma en que se categorizará a los eventuales clubes participantes.

Preocupación de la UEFA

La creación de una Superliga no es algo novedoso. El básquetbol europeo, por ejemplo, tiene una. Sin embargo, los clubes continúan compitiendo en sus ligas, algo que en este caso no estaría contemplado.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, ya salió al cruce de esta posibilidad y enfatizó: "Es difícil pensar en un esquema más egoísta y egocéntrico". Cree que por ahora esta iniciativa de Florentino no tiene más adeptos que el propio presidente de Real Madrid. "Si las noticias fueran verdaderas, vienen de parte del presidente de un solo club".

¿Qué dice la FIFA?

Por ahora esto no es más que una iniciativa de Florentino Pérez quizás con algún respaldo importante, pero en principio está alineada a lo que pretende la FIFA que es hacer un Mundial de Clubes con 24 equipos, aunque con éstos jugando un certamen específico y manteniéndose en sus ligas. No obstante, nada está descartado. "La FIFA cree que un diálogo abierto es esencial para encontrar el balance ideal y las mejores soluciones para el futuro del juego", expresó en un comunicado.

De cualquier manera, no parece muy probable que la FIFA apoye esta Superliga, pues le estaría restando poder y apoyo a sus federaciones afiliadas y otorgándoselo a una organización privada, porque de eso se trataría.

De no lograr el apoyo de FIFA la Superliga no prosperaría, porque entre otras cosas los clubes podrían ser desafiliados e incluso los futbolistas inhabilitados para defender a sus selecciones.

Fiorentino Pérez quiere patear el tablero y tener su propia Superliga. Esa es la visión que se tiene desde FIFA. Por ahora no es más que una iniciativa, pero que dado el poder que tienen los clubes que potencialmente pueden unírsele, se puede transformar en un motivo de gran preocupación para la FIFA y la UEFA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)