PEÑAROL

Aguirregaray consiguió lo que quería y se viene

El lateral hizo un esfuerzo para llegar a Peñarol; no es la primera vez que lo hace.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aurinegro. A Aguirregaray le costó llegar al club y también volver. Foto: Archivo El País

Finalmentel se dio. Tras idas y venidas, marchas y contramarchas: Matías Aguirregaray volverá a ponerse la camiseta de Peñarol. Será su tercera etapa en el club donde se crió y del que es hincha. Llegará a préstamo por un año y no se unirá a la gira que el equipo realiza por el interior del país, la semana próxima arrancará a entrenar en Los Aromos.

Se concreta así un gran anhelo del técnico Pablo Bengoechea, quien nunca perdió la esperanza de que el "Vasquito" se uniera a su plantel.

La salida de Aguirregaray de Estudiantes comenzó a gestarse el lunes, cuando el futbolista se reunió con los dirigentes "pinchas". El martes las negociaciones siguieron y ayer se terminaron de solucionar algunos detalles que restaban. El lateral puso mucho de sí para poder regresar a Peñarol. Resignó buena parte de la deuda que el club platense mantenía con él y en la negociación también quedó saldada una deuda que Estudiantes tenía con los aurinegros, por el pase del "Vasquito".

No es la primera vez que Aguirregaray hace un esfuerzo por ponerse la camiseta de Peñarol. Su llegada al club no fue sencilla. Tras haber hecho el baby fútbol en La Rinconada, fue a probarse, lleno de ilusión, al club de sus amores, donde había jugado su padre. Pero lo rechazaron, porque según le manifestaron, estaba pasado de kilos. Le dijeron que volviera al año siguiente. Lo hizo y regresó sumamente delgado. Tal fue su preocupación por bajar de peso que su madre se alarmó y lo puso en manos de médicos y dietistas. Pero el "Vasquito" logró su objetivo, hizo las divisiones formativas en Peñarol y debutó en Primera en 2008. El resto es conocido.

Será la primera vez que el "Vasquito" comparta equipo con su padre, Oscar Aguirregaray,el ayudante técnico de Bengoechea.

"Matías tiene buenos antecedentes en el club. Lo conocemos desde niño, como persona y como ser humano, pero el que llega es el jugador de fútbol, el que ya triunfó en Peñarol. El que pensamos que puede rendir, estamos muy contentos de que llegue", dijo el Bengoechea.

Consultado el "Vasco" sobre lo que significaba trabajar con su hijo, respondió en su particular estilo: "No sé, capaz que llega él y me voy yo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados