Vea el video

Aguiar progresa hacia al pasado

Peñarol quiere ver otra vez al volante de 2011, pero él está jugando para reencontrarse con otro más lejano. Una nueva oportunidad tendrá a partir de las 16:00 ante Sud América.

Poco a poco, Luis Aguiar está yendo en dirección a convertirse en el volante que Peñarol quería y esperaba; porque lo conoce, sabe de su visceral identificación con la causa, y de 2011 para acá no hay en el disco duro del alma de los aurinegros una base de datos guardada con mayor celo que la que recuerda la campaña de retorno del club a una final de la Libertadores después de 24 años: "Me estoy sintiendo cada día mejor, lo voy notando no sólo en los físico, sino también en lo técnico. Contra Defensor estaba más fino de todo, pero era lo normal: estuve mucho tiempo sin jugar, hacía tres o cuatro meses que no jugaba 90’; igual, me falta un poco, todavía; pero me siento mucho mejor y creo que estoy en un ascenso que se nota en la cancha, algo que importa, porque me da más confianza".

Poco a poco, Luis Aguiar está yendo en dirección a convertirse en el volante que Peñarol quería y esperaba; porque lo conoce, sabe de su visceral identificación con la causa, y de 2011 para acá no hay en el disco duro del alma de los aurinegros una base de datos guardada con mayor celo que la que recuerda la campaña de retorno del club a una final de la Libertadores después de 24 años: "Me estoy sintiendo cada día mejor, lo voy notando no sólo en los físico, sino también en lo técnico. Contra Defensor estaba más fino de todo, pero era lo normal: estuve mucho tiempo sin jugar, hacía tres o cuatro meses que no jugaba 90’; igual, me falta un poco, todavía; pero me siento mucho mejor y creo que estoy en un ascenso que se nota en la cancha, algo que importa, porque me da más confianza".

Sin embargo, el proceso no ha sido fácil, fue lento, al extremo de que recién dejó ver su lado más auspicioso, en el partido que Peñarol le ganó a Defensor Sporting el domingo pasado, lo tiene una causa: Aguiar viene corriendo de atrás, con desventaja, porque recién arregló formalmente su incorporación a Peñarol cuando el resto del plantel ya había comenzado la pretemporada; y por ahí se podría pensar que esa brecha de afinado futbolístico y rodaje que viene tratando de estrechar contra reloj, pudo evitarse ya que el jugador podía haber realizado los trabajos de acondicionamiento junto al plantel aún cuando no había firmado contrato, y eso hubiera servido en cualquier caso: si se quedaba, como pasó, o si se iba, porque estaría mejor preparado al llegar a otro cuadro; pero Aguiar no anda con vueltas, como en la cancha: "Obvio, hubiese estado bueno. Lo que pasa es que Peñarol no puede darse el lujo de dejar entrenar a jugadores con los que después no va a contar. Creo que en ese caso el club y yo no nos hubiésemos puesto de acuerdo, porque a mí, por ejemplo, no me gustaría venir (a entrenar) para después irme a otro lado".

En esa especie de "persecución" que Aguiar viene haciéndole al "pelotón", hubo un "¡top!", como gritan los relatores de las pruebas de ruta en ciclismo cuando el que viene pedaleando de atrás, alcanza; y se produjo cuando la gestión pujante, pero sobria, ordenada, del volante resultó clave ante Defensor Sporting, una semana después que en Rivera, contra Tacuarembó, por pasajes se pareció al de otros tiempos, ya que dio la sensación de jugar enojado y hasta llegó a patear algún cartel de la estática: "Es la segunda persona que me lo dice, pero no discutí con nadie. Ni siquiera enojado conmigo estaba; son cosas… así que intentaré jugar más y enojarme menos. Los años me dieron experiencia y este lo he tomado muy light, muy tranquilo, y muy metido ensalir campeón. Esta vez, desde que empecé, trato de disfrutar cada día al máximo. Jugar más, disfrutar lo que estoy viviendo y valorarlo. Por eso, no tuve ningún tipo de fastidio ni de enojo por nada".

Con el partido ante Defensor Sporting atrás y el de Sud América adelante, entonces, da para preguntarse si Aguiar está por convertirse en el volante que Peñarol quería y esperaba;, supuestamente, aquel de la campaña del retorno a la final de la Libertadores después de 24 años; pero, no: "Ojalá que vuelva al mejor momento de mi carrera, ojalá se me dé este año. Fue la temporada 2008/2009 en (Sporting) Braga. Seguramente, fue ese. Sí, sí, sí…lejos, el mejor. Ahí también jugaba de doble 5. En realidad, fue Jorge Jesus, el actual técnico de Benfica, el que me inculcó esa posición; y, la verdad, le estoy muy agradecido. Es como más cómodo me siento adentro de la cancha".

PUSO CUARTA.

1 - Primera

Luis Aguiar llegó a Peñarol por primera vez a principios de 2011 y después de haber jugado 43 partidos en los que anotó 10 goles, y salir vicecampeón de la Libertadores. fue fichado por Sporting de Lisboa, pero se lesionó, rescindió y volvió.

2 - Segunda

Luis Aguiar dedicó la segunda mitad de 2011, luego de volver de Portugal, a recuperarse de su lesión y a principios de 2012 volvió a Peñarol. En esta nueva etapa, antes de ir a San Lorenzo, jugó 19 partidos en los cuales convirtió 6 goles.

3 - Tercera

Luis Aguiar jugó el segundo semestre de 2012 en San Lorenzo, tuvo diferencias con el DT, Juan A. Pizzi, y a mediados de 2013 retornó a Peñarol. Antes de ir a Vitória de Bahía, Brasil, en noviembre de 2014, jugó 22 partidos e hizo 7 goles.

Boca de urna.

“Si no lo voto yo, ¿quién lo va a votar?” (Hernán Novick y la candidatura de su padre a intendente)

Una picadita.

Urretaviscaya ayer llevó sandwiches y saladitos para “picar” antes del almuerzo; fue por su cumpleaños.

Dotados e inteligentes.

“Cuida bien la pelota y tiene jugadores muy dotados, delanteros inteligentes”. (Bengoechea y el rival)

El hincha.

“Yo siempre me ví con mi familia en el estadio el día de la inauguración”. (Bengoechea, si no fuera DT)

Se verá si no vendió un buzón

Peñarol arrancó la disputa del Torneo Clausura, que tiene la obligación impostergable de ganar para poder disponer de la chance de entrar a tallar en la definición del Uruguayo, ganándole a Cerro y Juventud, sin tanta amplitud en el trámite como en el score, lo que abrió un paréntesis sobre el real potencial del equipo aurinegro, dado el relativo nivel de sus dos primeros rivales, que luego se vio acrecentado porque el cuadro dirigido por Pablo Bengoechea empató con Tacuarembó: 1 a 1.

Sin embargo, en la cuarta fecha llegó ese vendaval que levantó Peñarol con una muy buena gestión futbolística al vencer en forma contundente a Defensor Sporting y ahí parecieron despejarse las dudas.

Pues bien, ¿cuál es la medida verdadera de este conjunto aurinegro? ¿La de sus dos primeros partidos, la del tercero, o la del último? Sud América, que le ganó a Nacional, darpa la respuesta: si lo de Peñarol fue real o un espejismo que vendió un buzón ante Defensor Sporting.

Javier Irazún

Joven, pero ya experiente, el arquero de Sud América llega al Estadio Centenario con el respaldo de una actuación relevante, como la que tuvo frente a Nacional: fue una de las razones del triunfo de los anaranjados.

Jonathan Sandoval

Después de haber jugado de titular en los tres primeros partidos, el volante vuelve a serlo en el quinto, por suspensión de Píriz; ante un rival con jugadores de buen pie, que puebla el mediocampo, tendrá duro trabajo en la marca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)