PEÑAROL

Aguiar: "Soy hincha y Peñarol me gusta siempre"

El volante del equipo mirasol encontró la explicación del empate más en la imprecisión aurinegra que en el juego bohemio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aguiar. Reconoció que no quiso pegarle a Santos, pero que podían haberle sacado la roja.

El "Canario" reconoció el buen juego de los bohemios, pero también fue autocrítico. "Wanderers juega muy bien al fútbol, pero nosotros sobre todo en el segundo tiempo entramos muy ansiosos, nos apresuramos y perdimos muchas pelotas. Ellos juegan muy bien, pero más que nada fue la imprecisión nuestra. No pudimos juntarnos de mitad de cancha hacia adelante. Y Wanderers, que trata muy bien la pelota, sacó ventaja", reconoció el volante.

Más adelante, se refirió a cuál era la explicación para el liderazgo que mantiene su equipo.

"Nuestra virtud es haber estado tranquilos, a pesar de que hemos sido muy golpeados durante todo el campeonato por mucha gente, pero siempre seguimos trabajando de la misma forma. Esto no acabó y si le hubiéramos ganado a Wanderers tampoco hubiera acabado. Sería faltarle el respeto a Plaza".

Sin embargo, no quiso decir a quiénes se refería cuando aseguraba que los habían golpeado todo el torneo. "Mucha gente. Yo soy de hablar las cosas claras y siempre aguanto las críticas porque soy jugador de Peñarol. Hay que estar calladito y hablar dentro de la cancha para salir campeón".

Luego se explicó el tema de si habían sentido presión o mucha responsabilidad por el resultado del sábado de Nacional. "La presión era para ganar. Para poder obtener el título lo antes posible. Pero creo que hubiese sido peor, desde el punto de vista de la presión, que Nacional hubiera ganado", admitió.

Al final, consultado sobre si le gustaba la forma en que jugaba su equipo, respondió: "A mí Peñarol me gusta siempre, porque primero que nada soy hincha, pero el torneo ha sido muy irregular. Hay muy buenos planteles, pero los equipos no han dado lo que uno esperaba".

El enojo de Diego Forlán

Diego Forlán regresó de la cancha vociferando y gesticulando, visiblemente molesto. "No pasó nada. Son conversaciones de las jugadas que no nos salieron. Uno viene con la presión de la cancha. Diego habló un poco de eso y otro compañero escuchó, pero más que nada de fútbol", explicó Aguiar sobre lo sucedido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º