COPA LIBERTADORES

Una advertencia poco objetiva

Gerardo Pelusso: “Te hacen uno o dos goles y chau, olvidate, ¡cerrá y vamos!”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gerardo Pelusso. Foto: Archivo El País.

"No soy muy objetivo, vos sabés…", dijo Gerardo Pelusso un segundo antes de soltar una carcajada, al responder a la llamada que le cayó desde Medellín a su residencia en Bogotá, y aludiendo en forma implícita a su condición de hincha tricolor, frente a la pregunta de cómo veía el partido de hoy entre Atlético Nacional y Peñarol, en base a lo que a esta altura es su profundo conocimiento del fútbol cafetero.

"Como plantel, es el más completo del fútbol colombiano; en muchos puestos tiene tres jugadores de primer nivel. El otro día fue a Manizales y le ganó 3 a 0 al Once Caldas, sin despeinarse".

Diablo.

El entrenador floridense, además, encierra otra particularidad, que no es sólo la de llevar más de ocho meses trabajando en Colombia y al frente del actual campeón de la Copa Sudamericana; Independiente Santa Fe es uno de los cuatro rivales que desde el 23 de agosto de 2015 hasta hoy pudo ganarle al adversario de Peñarol (Ver aparte).

"Es un equipo al que es muy difícil hacerle un gol: no te regala nada. Además, aparte de estar defensivamente muy bien estructurado, del medio para arriba tienen jugadores desequilibrantes. Ellos te juegan con un 4-2-3-1; pero, ¿qué pasa? Delante de los dos volantes de contención, los dos de afuera son dos punteros: Berrío, que tiene mucha potencia, o si no Ibargüen, que es un habilidoso; y cuando juegan con un "9" de punta ponen a Ruiz, y si no a Ibarbo, que es un moreno que estuvo en Inglaterra e Italia, y que se tira atrás y llega con una potencia bárbara. De enganche tienen a Macnelly Torres, que es de selección, y ahora les apareció Marlos Moreno, un mediapunta de 19 años, que es un diablo y te pinta la cara".

Estudioso, obsesivo, Pelusso tiene su explicación de por qué de 15 partidos que el Atlético Nacional jugó en Medellín, ¡perdió uno!; y en los últimos 10, su arco fue vencido ¡una sola vez por los rivales!

"Le gusta tener la pelota y atacar, pero ese 4-2 que arma del medio para atrás, es muy ordenado. Alexander Mejía, que también es jugador de la selección, maneja el equilibrio de todo el cuadro; y el otro, Sebastián Pérez, es un volante muy ordenado tácticamente, y muy seguro en el pase, tiene un porcentaje de pases correctos muy, pero muy elevado. Es un cuadro que si te ataca, te puede golear; y si te contraataca, te mata".

Cauto como siempre, Pelusso comenta muy a la pasada que "si hay algo para tratar de explotarle, es que los zagueros centrales tienen muy buen juego aéreo en las dos áreas, pero no son tan eficaces por abajo, sobre todo cuando salen a los tres cuartos de cancha, ahí ya se les complica algo"; y aventura que un modo de jugarle es "presionarlo, no dejarlo jugar. Yo digo que hay que jugarle en un mano a mano, porque tiene variantes por todos lados. En el lateral derecho, por ejemplo, cuando ellos quieren jugar al ataque, te ponen a Alcatraz García, que va y va, y tiene una pegada de tiro libre que es impresionante".

Sin embargo, el entrenador sentenció: "Es un equipo segurola, algo no tiene de cuadro colombiano. ¿Qué es lo que no tiene? Reinaldo Rueda, que es un entrenador que hizo mucha experiencia a nivel importante; por eso no es como otros equipos colombianos que son muy buenos en ataque, pero les falta balance. Este es un equipo serio: ellos te hacen uno o dos goles y chau, hasta luego, ¡cerrá y vamos! ¡Olvidate!"

Después, Pelusso cortó la llamada, advirtiendo otra vez que, tratándose de Peñarol, "no soy muy objetivo, vos sabés"; aunque ahora ya más serio y formal, agregó: "Pero... es muy brava".

"Le ganamos con un alternativo".

"Aquel día, nosotros le ganamos (al Atlético Nacional) 1 a 0 en Bogotá, de locales, y te digo más: jugamos con un equipo alternativo, porque estábamos en pleno rodaje de la Copa Sudamericana. El gol lo hizo Almir Soto, un jovencito, de pelota quieta; pero mirá que le ganamos bien, ¡eh! ¿sabés cómo le ganamos? No dejándolo jugar, presionándolo en toda la cancha; pero…¿qué pasa? Hay que tener en cuenta que jugamos en los 2.600 metros de altura de Bogotá, nosotros éramos locales. En Medellín hubiera sido muy difícil presionarlos en toda la cancha; porque si los presionás allá arriba y ellos zafan de la presión, ¡te matan! Por eso es un equipo al que es muy difícil ganarle en Medellín". (Independiente Santa Fe le ganó al Atlético Nacional un partido que jugaron el 7 de noviembre pasado).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)