FÚTBOL

Del adiós al olvido

¿Se acuerdan de Iván Alonso y Marcelo Zalayeta? La salida de los jugadores dio que hablar pero poco después sus nombres pasaron al olvido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcelo Zalayeta e Iván Alonso se saludan en la previa a un clásico. Foto: Marcelo Bonjour

El fútbol no tiene memoria. O mejor dicho: los hinchas no tienen memoria. Viven del presente y de los éxitos.

¿Quién se acuerda de Marcelo Zalayeta en Peñarol? ¿Quién lo reclama? Hoy todos los hinchas aurinegros hablan del acierto del Polilla en haber insistido por el colombiano Miguel Murillo, que ya lleva convertidos tres goles, y dio otros tantos.

¿Quién recuerda los goles de Iván Alonso en Nacional? ¿Quién lo añora, quién lo reclama? Hoy todos los hinchas tricolores aplauden la decisión de Gustavo Munúa en pedir y abrirle las puertas al "Diente" López. Es el goleador de Nacional y del Apertura con cinco goles.

"A rey muerto, rey puesto", dice el refrán, y el fútbol parece ser el ámbito perfecto para plasmarlo.

Iván Alonso se despidió de Nacional sin saberlo. Su último partido oficial fue ante Danubio, en Jardines del Hipódromo (0-2), el pasado 21 de noviembre de 2015. Era la decimotercera fecha del Torneo Apertura, y Alonso se iba del campo de juego lesionado.

Ni él, ni Munúa, ni la sanidad del club, supieron en ese momento que no iba a jugar más.

Fue, el adiós del ídolo. Sin despedida ni saludos. Esa tarde, el goleador de Nacional no imaginaba que dos meses después su destino estaría en otro club. Ni que se iría antes de finalizar su contrato con el tricolor. "Después de la charla que tuve con Munúa, supe que mi ciclo en Nacional estaba terminado", dijo en conferencia de prensa antes de pasar a River Plate argentino.

Iván Alonso había dejado su huella en base a goles. Y en la última temporada, con el brazalete de capitán en su brazo izquierdo, se había transformado en un referente, en una voz de peso dentro del vestuario. Sin embargo, se fue, y muchos sintieron un vacío. La pregunta cayó por su propio peso: ¿Y ahora? ¿Quién va a hacer los goles ? ¿Quién se pondrá el traje de goleador? La respuesta surgió en el primer partido: el "Diente" López, el delantero que llegó de Europa y eclipsó la figura de Iván en un abrir y cerrar de ojos. Y se dio lo de siempre, una regla constante en el fútbol: "A Rey muerto, Rey puesto".

Hoy nadie recuerda los goles de Alonso, ni los festejos, ni los partidos que ganó el goleador. Quedó su registro en el Torneo Apertura: ocho goles y muchas asistencias. Y festejos, que ya no volverán.

El hincha tricolor vive el presente, y lo disfruta sin pensar en el pasado.

Y en Peñarol pasó algo similar con la salida (sorpresiva) de Marcelo Zalayeta.

Tras el cese de Pablo Bengoechea, el delantero tomó sus pertenencias de Los Aromos y se marchó. "Me cansé", dijo antes de abandonar la concentración aurinegra y colgar sus zapatos.

Se fue, al igual que Alonso, sin despedidas ni anuncios. Terminó su ciclo cuando Peñarol ganó el Apertura ante Juventud de Las Piedras. Ese fue su último partido oficial con la aurinegra. Fue el 6 de diciembre de 2015, en el Centenario.

Ni él, ni sus compañeros, supieron que ese iba a ser su adiós.

Su último festejo se dio ante Liverpool en Belvedere en la fecha 10 del Apertura. Fue el único gol en el torneo.

Estaba llegando a su final, y ya alternaba en la oncena titular, había anunciado su retiro en Junio.

Hoy los hinchas aplauden a Murillo. Y elogian su capacidad goleadora. Viven el presente, olvidan el pasado: "A Rey muerto, Rey puesto...".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados