NACIONAL

¡Adiós doctor! Se fue Carlos Suero, una eminencia

Falleció ayer quien fuera el jefe de la sanidad de Nacional durante más de medio siglo: varios exfutbolistas compartieron sus recuerdos con Ovación.

Suero
Suero. Fue una eminencia de la traumatología y un ser excepcional. Foto: Marcelo Bonjour.

"Yo no me hice hincha de Nacional, nací bolso”, le dijo Carlos Suero a Ovación hace unos años cuando se juntó con su amigo de la niñez, Julio César Maglione, para recordar las épocas en que ambos nadaban juntos en el club Neptuno. Suero no imaginaba a los 13 años cuando comenzó su amistad con el presidente del COU que iba a estar más de 50 años al frente de la sanidad del club que amaba.

Durante ese lapso no sólo recuperó a cientos de futbolistas, sino que también influyó en muchos otros aspectos de la institución, que ayer colocó todas su banderas a media asta como homenaje a su médico que era una eminencia.

“A mí me alargó la vida de futbolista. Me decía hacé esto o lo otro y así pude jugar hasta los 38 años, algo que con mi rodilla parecía imposible”, dijo ayer un muy triste Ruben Sosa.

“Suero fue una persona excepcional, no era sólo un médico para nosotros, era mucho más. Estaba en todo. Desde hacer un menú hasta hablar con un jugador para motivarlo para cierto partido. Era un emblema en el club”, agregó Sosita.

“Hoy soy la reina de Inglaterra”, le dijo Suero a Ovación hace un tiempo atrás, refiriéndose a que desde que no seguía en el club de sus amores se sentía una figura representativa.

Ruben Sosa

Foto: Gabriel Rodríguez
"Fue mucho más que un médico para nosotros"“Era mucho más que un médico para nosotros. Era un emblema en Nacional. Fue el médico más ganador en la historia del club, pero desde que lo quitaron ya no fue el mismo. Se equivocaron, no supieron valorarlo y decirle que siempre iba a ser el consultante para el club y que podía darse una vuelta cada tanto".

“Fue el médico más ganador en la historia del club, pero desde que lo quitaron ya no fue el mismo. Se equivocaron, no supieron valorarlo y decirle que siempre iba a ser el consultante para el club y que podía darse una vuelta cada tanto”, afirmó Sosa. “Hace unos cuatro meses lo vi caminando por Arocena. Estuvimos charlando sobre Nacional un buen rato, pero lo noté mal, como entregado”, explicó el exPrincipito, a quien Suero le sacó líquido de la rodilla en un aeropuerto de Alemania antes que fichara por el Borussia Dortmund. Pasó la prueba médica y los alemanes ni notaron el pinchazo.

Hay muchas anécdotas sobre Suero, que era capaz de recuperar a futbolistas cuando sus colegas, aún los europeos, no daban pie en bola. Eso sucedió con Daniel Fonseca cuando jugaba en Juventus y llevaba más de un año sufriendo con un problema de tendón. Suero viajó a Italia a operarlo y a los tres meses estaba jugando. “Estuve un año y cuatro meses llorando en Turín porque no podía jugar. Ni subir la escalera podía sin dolor. Hacía todo tipo de fisioterapias, pero no mejoraba. En Juventus me preguntaban quién era ese carnicero de Uruguay que me quería operar. Decían que no era de operar. Me junté con Luciano Moggi (entonces director general de Juventus) y le dije que si no dejaban que Suero me operara rompía el contrato”, contó Daniel Fonseca desde Brasil, donde estaba trabajando.

Daniel Fonseca

fonseca
"Me operó en Italia y en tres meses volví a jugar"“Estuve un año y cuatro meses llorando en Turín porque no podía jugar. Ni subir la escalera podía sin dolor. Hacía todo tipo de fisioterapias, pero no mejoraba. En Juventus me preguntaban quién era ese carnicero de Uruguay que me quería operar. Decían que no era de operar. Me junté con Luciano Moggi (entonces director general de Juventus) y le dije que si no dejaban que Suero me operara rompía el contrato”.

“Viajó, se quedó en casa, me operó y a los 15 días me fui a Uruguay a hacer la recuperación con Walter Ferreyra. Y a los tres meses volví a jugar”, agregó el hoy empresario, quien también recordó otro caso, el de la final de la Copa América de 1995.

“Me había desgarrado contra Bolivia, pero quería jugar la final de cualquier manera. Me habían dicho que Voituret, que era el médico de la selección, no se llevaba bien con Suero, pero yo le pedí para reunirnos con él. Y fuimos con el 'Pichón' Núñez y Voituret una noche a la casa de Suero. ‘¿Vos cuánto precisás para hacer un gol en la final? Te bastan 10 segundos’, me dijo Suero. Al otro día me levanté y traté de trotar, pero me dolía mucho. Lo llamé e insistió con que yo podía eso y mucho más. Que jugara. Era un gran motivador. Lo hice y casi le hago un gol de cabeza a Taffarel”, relató.

“Lo increíble es que el sábado pasé por su casa y pensé que hacía como dos años que no sabía nada de él y que tenía muchas ganas de verlo. Eran como las diez de la noche y no quise parar. A los dos días me fui para Brasil. Hoy lamento no haberlo llamado. Era un padre para mí. Más que eso, lo que él decía era la Biblia para mí. Si me decía que me tirara de un noveno piso lo hacía. Siento una enorme tristeza”, finalizó el exgoleador.

Víctor Espárrago

La cancha 7 de Los Céspedes lleva desde hoy el nombre de Víctor Espárrago. Foto: Darwin Borrelli.
"Hable con él hace días, los dos nos quebramos""Hable con él hace unos días. Ya estaba mal, pero me atendió. Los dos nos quebramos, creo que habló conmigo para despedirse. Fue un genio, un profesor de la medicina y un hombre muy sensible". 

Justamente, Daniel Fonseca y Víctor Espárrago eran al decir del propio Suero sus preferidos. O de los pocos amigos que cosechó en el fútbol. Espárrago habló con él hace unos días. El doctor ya no estaba bien, pero cuando su hija le preguntó si quería hablar con Víctor vino al teléfono. “Los dos nos quebramos. Creo que habló conmigo para despedirse”, contó Espárrago. “Mi relación con él comenzó antes de que yo pasara a Nacional, porque mi señora trabajaba en la Asociación Española, donde él fue Gardel, lo mismo que en Nacional. Era un hermano para mí. Llegaba a España y se quedaba en casa”, dijo Víctor.

“Fue un genio, un profesor de la medicina y un hombre muy sensible, aunque pareciera brusco. Ayudaba sin esperar recompensa alguna. Le afectó mucho su salida de Nacional. Fue una puñalada al alma para él. Algo que no esperaba porque daba su vida por Nacional”, finalizó Espárrago.

Pablo Forlán

Pablo Forlan
"Era un grado 5 también como persona""Lo conocí hace 47 años. Hicimos una gran amistad a pesar de que yo era de la otra tienda. Era una persona a la que quería mucho y voy a seguir haciéndolo aunque no esté. Conversábamos mucho de fútbol. Así como era grado 5 en medicina, era grado 5 como persona".

Pablo Forlán lo tuvo como médico en la selección, para el Mundial de 1974. “Lo conocí hace 47 años. Hicimos una gran amistad a pesar de que yo era de la otra tienda. Era una persona a la que quería mucho y voy a seguir haciéndolo aunque no esté. Conversábamos mucho de fútbol. Así como era grado 5 en medicina, era grado 5 como persona. Se fue un gran tipo y se va a extrañar”, afirmó Forlán.

Ernesto "Pinocho" Vargas

Ernesto "Pinocho" Vargas disfruta en Palma de Mallorca.
"Para mí fue un Dios"“Fue un genio. Para mí fue un Dios, junto con Maquieira; ellos me hicieron volver a jugar al fútbol. Estoy triste de no poder estar ahí".

“Es una gran desgracia, a pesar de la edad que tenía. Fue uno de los mejores traumatológicos del Uruguay. Me lo dijeron en Argentina cuando me mandó a hacerme unas pruebas. Y me preguntaron para qué había ido si tenía a Suero en Uruguay. Ya era un genio en ese época”, dijo mientras tanto Ernesto Vargas, quien fue desahuciado en Peñarol y Suero lo recuperó en Nacional, donde fue Campeón del Mundo en 1988. “Para mí fue un Dios, junto con Maquieira; ellos me hicieron volver a jugar al fútbol. Estoy triste de no poder estar ahí”, dijo “Pinocho” desde España.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)