UNA GAMBETA

No acusen, la culpa es de todos

EDWARD PIÑÓN

EDWARD PIÑÓN

Se paran, con su hijo colgado de un brazo, para insultar al técnico. Se enervan en la tribuna y atacan desaforados el palco de un dirigente. Gritan e intimidan a otro directivo en los pasillos del estadio. Buscan culpables. Acusan con el dedo. Amenazan. No hay reflexión y todos quieren trasladar la culpa de una derrota a una persona.

Y me pregunto: ¿no son los hinchas también responsables de esta situación? Esa impaciencia por ver los éxitos plasmados tan velozmente, ¿no termina siendo destructiva, agotadora?

Sí, para que no queden dudas de que nadie está libre, vale remarcar este punto de vista: para ser técnico de Peñarol se precisan las horas de vuelo que se le demandan a los pilotos para tripular un avión que cruzará el océano. Para ser dirigente de Peñarol se precisa gente audaz, que asuma los desafíos con convicción, sin titubeos. Sin dejarse influenciar por las redes sociales. Para ser gerente deportivo del carbonero hay que acertar más de lo que se erra en la búsqueda de las contrataciones. Para formar parte de la vida Peñarol hay que tener la piel curtida. Y los hinchas no quedan afuera de este concepto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)