EL ANÁLISIS

Ache y su valiente decisión

Para Eduardo Ache hubiera sido muy fácil, marquetinero en un año de elecciones y hasta cómplice con la mayoría de los hinchas de su club, decidir que Nacional no cedería el Parque Central a Wanderers para la Copa ofendido por la agraviante, fuera de lugar y reprobable expresión del presidente de Wanderers, Fernando Nopitsch, cuando calificó de “gallinero” al estadio tricolor, aunque después se retractó.

El presidente albo prefirió recorrer el camino más difícil, pero fiel a sus convicciones. Evitó poner a las personas por encima de las instituciones. Cultivó el camino de la paz en lugar de alimentar el de la violencia y aceptó que los seres humanos se equivocan, entonces, en un acto de grandeza, propio de los dirigentes de raza, y en una actitud valiente, Ache decidió prestar el Parque a Wanderers para jugar ante Racing argentino por octavos de final de la Libertadores. Bienvenida la decisión, aunque en el club quieran enviarlo a la hoguera. Probablemente cuando entiendan el fútbol despojados de la irracionalidad propia del fanático, comprenderán que el presidente regó el camino de la tolerancia antes que el de la intransigencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)