COPA LIBERTADORES

Nacional cedió y jugará después de un día caótico en Pereira

La Conmebol atrasó una hora el inicio del encuentro contra Atlético Nacional, que finalmente se jugará a la hora 24.00 de Uruguay. 

Las protestas en la puerta del hotel de Nacional. FOTO: Nacional.
Las protestas en la puerta del hotel de Nacional. FOTO: Nacional.

A medida que se iba acercando la hora del partido entre Atlético Nacional y Nacional por la cuarta fecha del Grupo F de la Copa Libertadores, que se debía disputar a las 23.00 de Uruguay de este miércoles, crecía la incertidumbre en la ciudad de Pereira, en Colombia, producto de las manifestaciones sociales de personas que pretendían que no se disputara el encuentro. Finalmente, a la hora 22.30, la Conmebol fijó el partido con un retraso de una hora

La utilería de Nacional no pudo partir rumbo al escenario del partido (el Estadio Hernán Ramírez Villegas) a la hora que correspondía, no estaba claro que el encuentro se pudiera jugar y por ello hubo una reunión entre Adolfo Orellano, el delegado que viajó en representación de Nacional, con la alcaldía de Pereira y la Conmebol. Inicialmente, tras la misma, no hubo acuerdo entre las partes, ya que mientras la Alcaldía decía que había garantías y que el partido se podía jugar, ni siquiera la utilería de los tricolores pudo salir del hotel porque las entradas y salidas del hotel estaban bloqueadas. 

Desde Nacional pretendían la garantías se seguridad, en algo totalmente lógico. Si bien había muchos efectivos policiales, ya que estaba previsto que esto podía suceder, los manifestantes se hicieron presentes en las calles en gran número y con cánticos en contra de la disputa del partido. A una hora para el inicio del encuentro, todavía no estaba claro que se pudiera disputar. 

Nacional estaba firme con la idea de no salir del hotel en el que caso de que no haya garantías y le comunicó a la Conmebol que no iría al estadio a disputar el partido, que solo saldría para ir al aeropuerto y volver a Uruguay. La Conmebol, en tanto, quería a toda costa que el partido se disputara. 

Los manifestantes continuaban en las puertas del Hotel Movich de Pereira aunque más dispersos y los ómnibus que iban a trasladar al plantel ya no estaban en las inmediaciones del hotel: se fueron sin los jugadores. 

Cuando restaba una hora para el inicio del "partido", Conmebol no se había expresado oficialmente sobre una posible suspensión, Nacional se mantenía firme mientras que Atlético Nacional publicó su alineación titular en las redes sociales, frente a un mar de críticas de los propios colombianos por considerarlos "insensibles" frente a la situación que el país está viviendo.

Manifestantes en la puerta del hotel de Nacional. FOTO: Nacional.
Manifestantes en la puerta del hotel de Nacional. FOTO: Nacional.

Hubo muchas gestiones. Incluso el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Ignacio Alonso, se puso en contacto con autoridades de Conmebol para intentar llegar a un acuerdo, el que finalmente llegó.

Nacional sabía que era muy riesgoso no presentarse a jugar, porque hasta podía ser expulsado de la competencia, según lo que establece el reglamento; al final, la Conmebol atrasó el partido una hora y Nacional cedió al planteo. Como suele ocurrir, el fútbol mira una vez para el costado a manifestaciones sociales donde murieron civiles inocentes y a un país que está en llamas socialmente y la pelota rodará en la cancha. Como si nada hubiera pasado. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados