TORNEO INTERMEDIO 

Acecha: golea y se acerca en la Anual

De la mano del “Cebolla” y Nández, el aurinegro cada vez juega mejor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cristian Rodríguez con el beso a la camiseta de Peñarol en su gol ante Plaza. Foto: Gerardo Pérez

Leonardo Ramos se golpea el pecho y, con toda justicia, reclama sus logros: “Seguimos siendo el equipo más goleador y el menos goleado”. El técnico de Peñarol hace bien en hacerlo notar, porque tiene el mérito además de que de eso se agarró en los peores momentos, cuando los resultados no se daban.

La realidad aurinegra hoy es distinta. Lidera con comodidad la Serie A del Intermedio producto de haber ganado 13 de los 15 puntos disputados, está invicto, tiene 13 goles convertidos, solo le anotaron 3 y en los últimos tres encuentros convirtió 10 tantos. Pero más allá de estos números reveladores, lo que se ve en cancha es lo que más tranquilo debe dejar al hincha. Porque a esas dos virtudes que Ramos siempre destacó de su equipo, le añadió fútbol, por momentos muy bueno. Quizá la materia en la que debe insistir el técnico sea en conseguir que esos ratos de buen juego se prolonguen cada vez más.

Por ahora con lo que muestra, le alcanza. Plaza Colonia lo comprobó anoche en carne propia. Peñarol superó los momentos de incertidumbre que generó desde el arco Gastón Guruceaga (quien luego mejoró), se asentó en el campo, encontró buenas asociaciones en este caso por el centro del campo y no tanto por las bandas (lo que es otro punto a favor del aurinegro, pues tiene versatilidad), se apoyó en los rendimientos superlativos del “Cebolla” Rodríguez y Nahitan Nández y encontró con relativa facilidad los caminos al gol. Hizo cuatro y pudo haber convertido un par más.

La presencia de Cristian Rodríguez como doble cinco dotó al equipo de mayor orden sin que se resintiera la contención, porque el “Cebolla” no le rehuye al roce, sino que aprieta los dientes, va al piso, quita y sale jugando con potencia y cabeza levantada. Hasta lo disfruta. Y al lado tiene a una locomotora como Nández que va y viene a un ritmo demoledor pero sin peligro de descarrilar, porque siempre termina bien lo que inicia. Ayer solo le faltó el gol.

Alguno podrá pensar: sí, pero jugó contra Plaza, el último. Sin embargo, no hay que engañarse. De hecho, lo mejor que tuvo el equipo coloniense estuvo en la mitad de la cancha, por la dinámica y el buen toque que presentó. Edgardo Arias ha dotado de orden y buen juego al equipo, con Caseras y Bogliacino como ejes. A ese buen juego Plaza debe dotarlo de poder ofensivo, del que carece netamente. Lo necesita para el Clausura a fin de mantener la categoría.

Polémicas. Peñarol justificó plenamente su victoria, aunque la encaminó con un gol en posición adelantada; leve, pero existente. Dibble culminó una muy buena jugada colectiva (hubo cinco toques) apenas adelantado.

Los penales cobrados contra Plaza fueron y Baltasar Silva estuvo bien expulsado.

Peñarol crece futbolísticamente, gana, anota, es sólido en defensa, lidera y cada vez se acerca más en la Anual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)