TORNEO CLAUSURA

¡Acá está Nacional! El triunfo contra Progreso que puede ser un punto de inflexión

Un cabezazo de Laborda, la fenomenal atajada de Mejía, las buenas decisiones de Gutiérrez en los cambios y la roja a Rosso explican el triunfo tricolor, que volvió a liderar la Anual y el Clausura. 

Luis Mejía
¡Qué atajada, Luis! Faltaban cinco minutos para completar los 90, Viega quedó solo frente a Mejía y el panameño tuvo un gesto técnico espectacular. FOTO: F. Flores.

Todavía quedan cuatro fechas del Clausura. Todavía falta disputarse el clásico y algunos duelos directos. Pero la de ayer, puede ser una victoria de título para Nacional. Puede ser un punto de inflexión en el año. Es que los tricolores sacaron adelante un partido complicadísimo contra Progreso, en un escenario atípico (no jugaban en el Paladino desde 2006) y con la presión de saber antes de jugar que si no ganaban, perderían definitivamente el primer lugar de la Anual y también del Torneo Clausura.

En el primer tiempo, la estrategia de Rocco funcionó, porque llevó a que Nacional jugara a lo que Progreso quería: un juego friccionado, parejo y con pocas situaciones de gol. El DT de los “gauchos” le puso por afuera a Sosa y Rosso bien abiertos para tapar las subidas de Cotugno y Viña. Y funcionó, porque generalmente, los laterales llegaban exigidos a levantar los centros.

Pablo García fue el que le generó más problemas a los locales, con su movilidad y desfachatez para jugar.

Pablo García
Pablo García realizó un buen partido en su primera vez como titular. FOTO: F. Flores. 

Progreso generaba peligro con el juego aéreo; de esa forma casi se le mete un centro de Sosa a Mejía (reaccionó bien el arquero) y Riquero ganó de cabeza tras un córner.

Pero la roja de Rosso a los 29’ cambió el trámite. Rocco rearmó sus líneas con un 4-4-1 y renunció casi que a atacar; solamente lo logró con envíos en largo para Alles, que se debatió con los zagueros albos.

Nacional dominó el segundo tiempo. El buen ingresó de Barrientos (después de mucho tiempo) conectó al medio con los atacantes y extremos, mientras que Ocampo abrió bien la cancha y Vecino acompañó a Bergessio, que antes había estado muy solo.

Pablo Barrientos
Pablo Barrientos estuvo cerca de anotar su primer gol en Nacional; lo evitó Nicola. FOTO: F. Flores.

Un centro de Ocampo y un cabezazo de Laborda le dio tranquilidad a Nacional en el minuto 69, cuando los hinchas ya se impacientaban.

Con mucho amor propio Progreso salió en búsqueda del empate y en el final estuvo cerca de alcanzarlo. Pero estaba Mejía, que a los 85’ realizó una atajada monumental contra Viega con un penal con pelota en movimiento, que Nacional festejó como un gol.

En la última pelota, se generó una situación polémica cuando Progreso pidió penal de Vecino a Gularte por un agarrón, que Ferreyra desestimó.

Nacional hizo los deberes y llega al clásico como líder.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)