Nacional

Abreu sale a recorrer el semestre soñado

En los últimos seis meses de contrato con los tricolores, el “Loco” va en busca de esos días de gloria por los que llegó en 2013.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastian Abreu

Aquellas charlas que en absoluta reserva transcurrieron en diciembre de 2012 entre el presidente Eduardo Ache y Sebastián Abreu contenían el sueño del presidente, el jugador y el hincha. El regreso del "Loco" por cuarta vez a los tricolores reunía una larga lista de deseos, goles y títulos. En el boceto de ellos y, luego en el popular —cuando se oficializaron las gestiones—, solo había lugar para que el goleador y los tricolores recorrieran el camino de la gloria que en 2001 y 2005 desembocó en la conquista del Campeonato Uruguayo.

Sin embargo, Nacional vivía días difíciles a nivel institucional; una peligrosa inestabilidad. Salía en enero de 2013 de la lucha electoral más intensa en muchos años y sufrió un contrapeso insostenible. Por esa razón, aquel primer semestre de los tres años de contrato del "Loco" (en un principio se habían anunciado dos, pero el club había firmado por tres), se transformaron en una montaña rusa. El plantel tuvo cuatro técnicos en cinco meses (Gustavo Díaz, interinato de Gustavo Bueno-Juan Carlos Blanco y Rodolfo Arruabarrena), fue eliminado en la tercera fase de la Libertadores, cuarto en el Apertura y tercero en la Anual, a ocho puntos de Peñarol. En esos cinco meses, el "Loco" jugó 14 partidos y convirtió tres goles.

Parecía el principio del fin. En mayo, al final de la temporada 2012-2013, cuando Abreu no había cumplido aún los cinco meses en el club, fue citado por el "Vasco" Arruabarrena al chalé de los entrenadores y le comunicó que no lo iba a tener en los planes para la temporada 2013-2014. Tampoco a Alejandro Lembo. El zaguero prefirió retirarse del fútbol y pasó a ocupar un cargo gerencial. Actualmente es el gerente deportivo. Abreu, que en ese momento tenía 36 años, quería seguir jugando. En julio, el entrenador dio una lista de 25 futbolistas. El minuano, Alexander Medina, Vicente Sánchez, Darwin Torres y Santiago Saúl, quedaron fuera y empezaron a entrenar por su cuenta, con el personal training del "Loco", Jorge Hernández, mientras el plantel hacía la pretemporada en Argentina.

Finalmente, Abreu comprendió que no iba a tener lugar en el equipo, aunque sí un importante contrato por el que iba a cobrar hasta diciembre de 2015. No obstante, el "Loco" quería jugar, y emigró a Rosario Central. En un año y medio jugó 45 partidos y convirtió 11 goles. Logró el vicecampeonato en el Torneo Argentino y recuperó la confianza con la esperanza de volver a Nacional. Sin embargo, su suerte estaba echada. En la segunda semana de enero de este año se presentó a entrenar en Los Céspedes y Álvaro Gutiérrez pasó un claro mensaje. No lo iba a utilizar. No lo incluyeron en la primera lista de buena fe de la Libertadores (existía el compromiso de incluirlo en la segunda, si Nacional avanzaba, pero quedó eliminado), ni en el torneo local. Entonces, en marzo tomó la decisión de jugar tres meses en Aucas de Ecuador, mientras Nacional definía el Clausura y conquistaba el título del Uruguayo (el décimo en 18 años).

La decisión de Gutiérrez y del club, que no querían a Abreu en el plantel de 2014-2015, apuntaba a evitar lo que podía suceder: no llegar al final de la temporada con el "Loco" y Álvaro Recoba en el banco de suplentes, con la presión que implica para cualquier entrenador administrar minutos de esos jugadores que tienen su propia historia, aunque están lejos de la vigencia de otros tiempos.

Después de dos años y medio de una inesperada tortuosa relación entre Abreu y Nacional (en la pulseada entre el futbolista y la institución siempre ganó el club), mañana en Los Céspedes debería comenzar ese semestre que el "Loco", Ache y los albos soñaron en 2013. El último tramo del contrato, a los 38 años (en octubre cumple 39) lo encontrará como el referente del grupo (ya no estarán Recoba, "Nacho" González, Bava) y como el espejo para los más jóvenes. Por esa razón, Abreu tiene su revancha y está ante la oportunidad ideal para irse por la puerta grande de Nacional.

El regreso.

El 13 de enero de 2013 se abrió el Parque Central para hacerle un recibimiento como nunca en la historia del club. Llenó la tribuna Delgado.

Cuatro etapas.

Abreu firmó cuatro contratos con Nacional: 2001, 2003, 2004 y el que está vigente desde 2013 (por tres años).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º