EL ANÁLISIS

Abreu, Gutiérrez y la abuela

Una tarde, hace ya dos semanas, la abuela de un jugador de Nacional y lectora de Ovación -así se identificó- llamó a la redacción molesta por el espacio dedicado a Abreu y el destinado a los jóvenes del equipo. Más allá del reclamo, dejó una frase que pintó el momento: “Como hincha de Nacional, me tienen podrida con Abreu”.

Hoy no quiero volver al tema del “Loco” porque sí, sino para plantear una situación que no debería admitir dos interpretaciones. Si Abreu no juega, es porque el DT no lo ve en forma. No es de honestos pensar que Gutiérrez deja de exprofeso afuera a un futbolista que puede solucionarle tantos problemas, o que procede así por encargo. Si lo hiciera ya no solo estaría traicionando su conciencia sino minando su camino.

Entonces me pregunté: ¿Qué pasa si lo utiliza y no anda? ¿La culpa es del DT? No, asunto resuelto: Abreu tuvo su chance y falló. ¿Qué pasa si entra y hace goles? ¿El DT se compra un problema? No parece. Soluciona la crisis y obliga al resto a redoblar esfuerzos para ganarse un lugar. En ese caso, ¿divide al grupo? Por qué lo dividiría. ¿Levantar el nivel divide? Si así sucediera, sería de mediocres. Entonces, ¿dónde está el misterio? ¿No habrá que entender que Abreu ya no es el goleador de hace una década?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)