SELECCIÓN

El abanderado del maestro

Pelusso lo bautizó en Nacional y tres años después llegó a La Celeste mayor

Tres años después de su debut en el primer equipo de Nacional, le llegó la hora en la selección mayor de Uruguay.

Nacido en la “cantera inagotable” tricolor, Gastón Pereiro llegó a las divisiones formativas con un solo objetivo: poder jugar en el fútbol grande.

Y lo logró. En realidad, le resultó má simple de lo que había imaginado, claro.

Su técnica, sus fundamentos, su categoría, sus gambetas y sus goles, fueron el trampolín que lo llevó a la gloria.

Con 19 años, tuvo su debut, nada menos que en la Copa Libertadores, cuando Nacional visitó a Oriente Petrolero de Bolivia en Santa Cruz de la Sierra. Fue el 28 de enero de 2014, en partido correspondiente a la primera fase del máximo torneo continental. Gerardo Pelusso le dio ingreso a los 63 minutos en lugar de Carlos De Pena, otro compañero de formativas que había cumplido su sueño de llegar al primero de Nacional.

Fue derrota 1-0 y también eliminación, porque el tricolor no pudo avanzar de fase.

Pero cuatro días después de su debut, anotó el primer gol con la blusa tricolor. Fue ante Racing, en el Centenario, y Nacional se impuso 2-0.

De a poco se fue mechando en el equipo y terminó afianzándose en un Campeonato Uruguayo que lo tuvo como uno de los grandes protagonistas. Ganó el título con Nacional. Jugó 25 partidos, anotó siete goles y dio cuatro asistencias. Jugaba lejos del área.

Sus jugadas traspasaron fronteras, y fue el PSV Eindhoveen el que puso la mira en él. Dejó Nacional y se sumó al fútbol holandés, el 2 de julio de 2015.

Su carrera fue meteórica, porque después de sufrir ese período de adaptación que todo futbolista padece, empezó a ser figura en un equipo que pelea todo.

Su debut oficial se produjo en la Supercopa de los Países Bajos contra el FC Groningen, partido en el que el PSV se quedó con el trofeo venciendo por 3-0.

Al principio alternó, pero sus buenos desempeños lo metieron en el equipo titular.

Gastón debutó como en el once titular en el clásico ante uno de los más equipos poderosos: el Ajax. Fue victoria del PSV con un doblete de Pereiro, en un triunfo más que festejado con un 2-1 que jamás olvidará. Fue el bautismo como titular y a partir de ese momento, su confirmación como figura del PSV.

Mucho más jugador, más decisivo, más de punta, y de área, Pereiro ha sido desnivelante. Ya no juega tan lejos del área como lo hacía en Nacional. Es un delantero más.

Lleva anotados 25 goles en 77 presentaciones y tiene siete asistencias.

Más allá de su pasaje por la Sub 20, y de su adhesión a la Celeste, recién tu su premio grande ayer por la mañana, cuando los funcionarios del club le dijeron que se comunicara con el gerente deportivo de la AUF, Eduardo Belza.

Pasaron solo tres años de su debut en Nacional. Fueron 36 meses de espera para poder hacer realidad otro sueño: jugar en la selección mayor.

Pereiro celebrando un gol en el Sudamericano Sub 20 ante Chile. Foto: Archivo El País
Pereiro celebrando un gol en el Sudamericano Sub 20 ante Chile. Foto: Archivo El País
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)