ELIMINATORIAS RUSIA 2018

El viaje hacia Rusia ¿a punto?

Líder con16 unidades, Uruguay va directo si llega a 28; debe buscar 12 por América, y 11 parecen probables.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay

Aunque en nuestro país sigue —con lógica, hasta por idiosincrasia— el debate de si el fútbol "de repuesta", según lo define el propio Tabárez, que la selección despliega al menos de visitante, Uruguay es el único líder tras la octava fecha de las Eliminatorias para Rusia 2018, posición que a esta altura de las anteriores ediciones de la ronda sudamericana en las que intervino Brasil, y por ello hubo diez participantes, jamás ocupó antes (ver tabla aparte), ya que para el 2002 estaba 3°, para el 2006 iba 7°, y para el 2010, 5°.

La razón parece obvia: rendimiento, y sobre todo gravitación de figuras como Suárez y Cavani, aunque el primero estuvo ausente en las primeras cuatro fechas por la suspensión que le aplicó la FIFA en el Mundial pasado; aparte de que, futbolística, matemática y estadísticamente, hay un motivo más: los tres puntos nunca ganados anteriormente —al menos en esa cantidad— por "la Celeste" en la altura de La Paz, incluso con Suárez y Cavani, y sin los cuales hoy Uruguay tendría 13, o a lo sumo 14 puntos si hubiera empatado, y estaría 5° o 4°.

Por supuesto, "pesa" también el punto obtenido ante Brasil en Recife, aunque en las Eliminatorias para Corea y Japón 2002, Uruguay también empató en Maracaná, lo que le permitía ir 3°, aunque al final terminó 5° y jugando el Repechaje con Australia.

Ahora bien, ¿qué importancia y/o gravitación real tiene el puesto que ocupa Uruguay con respecto a la clasificación al Mundial de Rusia, que es lo único que vale? En ese aspecto, quizá, sea posible medir esa dimensión a través de dos miradas: una hacia atrás y otra hacia adelante.

Por el vistazo al pasado lejano se apreciará que para el Mundial 2002, Paraguay logró el 4° puesto —de clasificación directa— con 30 puntos; que para el 2006 también los paraguayos consiguieron esa posición con 28 puntos; y que para el 2010 Argentina hizo otro tanto con esta última cantidad de unidades, que parece ser (por más lógica ante un más equilibrado reparto de puntos entre la mayoría de los participantes) a la que ahora hay que llegar para viajar a Rusia sin pasar por la "aduana" de un repechaje. Por lo que hoy Uruguay, que suma 16, debería ganar al menos 12 más para ir directo, como no lo hace desde hace 26 años, cuando fue al Mundial de 1990 en Italia; y ya mirando el pasado más reciente, se verá que en las ocho fechas de estas Eliminatorias, Uruguay ganó 16 de los 24 puntos que estuvieron en juego: el 66% de las unidades disputadas.

Con los ojos puestos en el futuro, entonces, surge un cálculo, o una proyección, y luego una especulación, totalmente subjetiva, pero de acuerdo a lo mostrado hasta hoy por las selecciones de los diez países sudamericanos, aunque se sabe que en el largo camino de las Eliminatorias ese estado de situación suele ser variable.

El primer ejercicio indica que si "la Celeste" mantiene el ritmo de puntuación de las ocho fechas iniciales, con el 66% de los 30 puntos que le restan por disputar, que serían 19, llegaría a 35, y clasificaría en forma tan segura como holgada; y el segundo lleva a ver el mapa de América y especular cuáles y dónde son los diez partidos que Uruguay tiene por delante (ver tabla aparte), para suponer ante qué rivales podría acumular los 12 puntos que precisaría para asegurarse el viaje a Rusia sin Repechaje.

En ese plano de los supuestos (ver infografía), los seis puntos que Uruguay debe disputar con Venezuela y Bolivia de local, uno ante los venezolanos en Mérida y otro contra Perú en Lima, uno frente a Argentina, otro con Brasil y, como mínimo, uno más ante Ecuador, los tres últimos en el Centenario, suman 11 y son los que —al menos hoy— parecen, sino más accesibles, más probables o al alcance de la mano, lo que no quita que —aparte de los eventuales triunfos ante Venezuela y Bolivia en Montevideo— los celestes puedan ganarle a cualquiera de los otros rivales, incluidos Paraguay en Asunción y Chile en Santiago, resultados que el juego periodístico deja planteados como interrogantes por las características de los adversarios y los últimos obtenidos por Uruguay en esas ciudades, como también puedan sacarle un empate a Colombia en Barranquilla, donde se juega con 45° y frente a dos rivales ante los que "la Celeste" siempre sucumbió, dos veces hasta por goleada.

Según el "millaje" ya sumado, entonces, y ese último por acumular en las diez fechas restantes, que sólo representa un piso imaginario, faltaría un punto más para sacar el pasaje a Rusia, directo, sin repechaje; y el "check in" se puede hacer en cualquiera de los mostradores que, desde acá hasta octubre del próximo año, las Eliminatorias abrirán sucesivamente en Montevideo, Barranquilla, Lima, Mérida, Asunción y Santiago.

La diferencia es que, hoy con 16 unidades, esta vez los celestes parecen estar ya en la sala de embarque; y con las valijas en la mano.

Gráfico: "Por algo gana lo que gana".

"Muy bien no estamos, el resultado está lejos de ser lo esperado, no estaba en el presupuesto perder de esa forma, pero nos ganaron bien. Un solo jugador fue decisivo en este tema: Luis Suárez fue el factor desequilibrante, por ahí vino para mí la cuestión, no pudimos pararle", fue lo primero que dijo Luis Pettengill, directivo de la comisión de selección de la Asociación Paraguaya de Fútbol al llegar a Asunción.

"No nos pudimos parar en la cancha, es lo que vi, puedo estar equivocado. Nos costó pararnos en esa cancha, el primer gol marcaron muy temprano, vino del lado de este fenómeno del fútbol, que por algo gana lo que gana. Nosotros vendemos para siempre por dos millones de dólares y él gana en un año todo eso y más, además de tener una dupla perfecta como Cavani. No es fácil parar a un fenómeno como él", añadió.

Pettengill dijo que no éramos muy buenos al ganarle a Chile ni muy malos ahora que perdimos ante Uruguay. "No somos ni muy buenos ni tan malos, hay que buscar un termino medio. Esto ocurre y cuando pasa te duele, hay que lamer las heridas uno o dos días y empezar a trabajar para el próximo partido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados