ELIMINATORIAS

Un tereré recontra amargo...

Criticado por excompañeros, con pobres antecedentes y necesitado de puntos, Arce volvió a Paraguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DT. Le fue mal en la selección, pero bien en los clubes. Foto: AFP

La Copa América Centenario anunció el final de Ramón Díaz al frente de la "Albirroja". Incomodo, por no tener la confianza de la dirigencia y cansado de las críticas, pegó el portazo.

Así, de apuro, la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) tuvo que salir en busca de un nuevo entrenador que se haga cargo de un fierro caliente: en seis fechas de las Eliminatorias, la selección guaraní marcha séptima con nueve puntos (producto de dos victorias, tres empates y una derrota) y la necesidad imperiosa de llegar a Rusia 2018 para volver a decir presente en un Campeonato del Mundo.

El colombiano Reinaldo Rueda, flamante campeón de América con Atlético Nacional, tenía el número 1 pero enseguida se bajó de su candidatura. Allí, varios nombres se tiraron sobre la mesa pero, para sorpresa de algunos, terminaron eligiendo un viejo conocido, con pasado reciente y pobres números al frente del combinado: Francisco Arce, quien se encontraba trabajando en Guaraní.

Como jugador, el lateral derecho defendió a su país entre 1995 y 2004 disputando 61 partidos y marcando cinco goles. Participó de los mundiales de Francia 1998 y Corea y Japón 2002 y se transformó en uno de los máximos referentes del plantel en una década que si bien no arrojó títulos, posicionó a Paraguay en los primeros planos.

Con este currículum, casi sin experiencia al frente de un grupo (había dirigido a Rubio Ñu en Segunda y fue campeón), Arce tomó la selección en 2011 tras la renuncia de Gerardo Martino luego de perder la final de la Copa América con Uruguay. Sin embargo, su estadía en el banco de Paraguay duró poco más que un abrir y cerrar de ojos: camino a Brasil 2014, dirigió cinco partidos de Eliminatorias donde perdió tres, ganó uno y empató otro.

El "Chiqui" se despidió de la "Albirroja" y comenzó a hacer su camino en el fútbol guaraní. Regresó a Rubio Ñu en 2012 y ya para la siguiente temporada recaló en Cerro Porteño donde fue campeón del Torneo Clausura y además, registró un récord de máxima cantidad de partidos invicto: 27. En 2015, cruzó de vereda, pasó a Olimipia y también se terminó quedando con el Clausura. Ya en este último semestre, había tomado las riendas de Guaraní. Lo agarró en los últimos puestos y alcanzó la cuarta posición. Así, llegó el llamado desde las oficinas de la APF. Con buenos resultados en los clubes, un recuerdo amargo en la selección y con varias críticas de sus excompañeros por la designación en el cargo, Arce volvió a hacerse cargo del combinado de su país para enfrentar el 1 de septiembre a Chile en Asunción y el 6 a Uruguay en Montevideo.

"Lo acepto. Nuestra primera vez no fue buena. Tenemos una solidez diferente en estos cinco años que han pasado", reconoció y afirmó que se apoyará en los referentes y en los futbolistas que conoció en los clubes que dirigió en este tiempo para meterse lo antes posibles en los puestos de clasificación.

"No vamos a tener que aclarar mucho sobre nuestro manejo. Habrá que ver cómo está cada uno. Conversar mucho y mostrar el tipo de juego que nos parece más correcto. La garra y la determinación que siempre ha tenido Paraguay deberá sumarse al juego colectivo", agregó.

Y tiró: "Chile tiene un equipo que juega rápido, con gente versátil que se mueve mucho. Se va a dar diferente al partido en Montevideo, por cómo juega Uruguay".

Saturnino y una relación muy tensa

"Pensé que Robert Harrison (presidente de la AFP) había aprendido algo de su papá (Óscar). Realmente fue una pena todo lo que dijo, que le decepcionó el técnico Rueda. El que decepcionó fue él. Vos no podés rogar a un entrenador, hay 500 que pueden dirigir a la selección. Creo que en un proyecto serio siempre hay plan A, plan B y plan C. Ahora contratan a Chiqui Arce para que digan que se contrató a un paraguayo", dijo José Saturnino Cardozo, excompañero del "Chiqui" en su época de jugador en la "Albirroja". Sobre las condiciones de Arce como entrenador, el exgoleador guaraní prefirió mantenerse al margen aunque dejó claro que entre ellos la relación no está para nada bien: "No voy a opinar sobre la nominación de Francisco Arce para la selección. No quiero. Una vez opiné de la selección de Chiqui y él nunca más me habló"

Chilavert no tuvo piedad con el nuevo entrenador.

José Luis Chilavert no se mantuvo al margen y continúa con sus críticas por el presente que vive Paraguay. Tras el nombramiento de Francisco Arce como nuevo entrenador del seleccionado, el exarquero y compañero del "Chiqui" en la "Albirroja" durante una década, aseguró que el nuevo DT "no tiene dignidad" y opinó que "no es el técnico ideal porque ya tuvo su oportunidad y fracasó". Además, señaló que a pesar de que haya sido campeón con Cerro Porteño y Olimpia en su país "no tiene un sistema táctico definido". "Los dirigentes están perdidos. Se ha perdido mucho tiempo buscando un entrenador. Los tiempos apremian", agregó. Para Chilavert, dirigentes como Juan Ángel Napout, Alejandro Domínguez y Robert Harrison "están matando al fútbol paraguayo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)