Eliminatorias

La polémica de arrancar en la altura

Los pros y los contras de jugar el primer partido frente a Bolivia a 3.650 metros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En La Paz. El “Cebolla” y “Palito” intentan detener a Arce, en el estadio Hernando Siles.

Esperó tanto el sorteo del calendario de las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, y en esta oportunidad con una expectativa mediática que, al menos en lo que refiere al fútbol sudamericano, nunca había tenido antes, que cuando el 25 de julio pasado, en San Petersburgo, las "famosas" cédulas y bombos determinaron —azar mediante; parece que la leyenda de las "bolillas frías" en el mundo moderno hoy son cosas del pasado— que Uruguay debía debutar contra Bolivia en La Paz, sólo faltaron los platillos para que en nuestro país, tanto a nivel periodístico como del hincha, en la calle, se abriera paso la entonación de los más diversos comentarios.

La Paz.

En ese marco popular, entonces, todas las consideraciones, de diversa índole, y basadas en muy diversos factores, aunque siempre teniendo como eje central los 3.650 metros de La Paz, que es la altura más severa para los visitantes entre las ciudades en donde se juegan las Eliminatorias sudamericanas, oscilaron entre dos extremos, como tales muy bien marcados: es mejor o es peor que Uruguay dispute su primer partido en el contexto del largo y sinuoso camino a Rusia 2018 en el estadio Hernando Siles de la capital boliviana.

Además, en el caso de la selección celeste, hay otros ingredientes de por medio que, si acaso, estimulan la polémica o, cuando menos, el debate; y uno de ellos es, por ejemplo, la suspensión que pesa sobre los dos delanteros más importantes de Uruguay, Luis Suárez y Edinson Cavani. Es decir, antes del sorteo se especulaba y se hacían cálculos sobre cuáles eran los rivales que convenía tener en el lapso de vigencia de la sanción a los dos atacantes.

Por otra parte, una vez conocido el resultado del sorteo, entró en juego otro elemento a poner sobre la balanza: el fixture impone que, tras jugar en la altura, Uruguay debe enfrentar a Colombia en el llano, algo que los médicos dicen que gravita en sentido contrario para el partido que se juega en segunda instancia, y acerca de lo cual los celestes tienen un antecedente no tan lejano: en las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica, le ganaron a Colombia en los 2.600 metros de Bogotá, y pocos días más tarde empataron de locales con Ecuador en el estadio Centenario.

Pues bien, llegó la hora del debut; y, puestos frente a la realidad, también de sacarle punta al lápiz y afinar un poco más el concepto de si es mejor o peor que Uruguay empiece las Eliminatorias para el Mundial 2018 jugando de visitante en la capital boliviana; ya estando en ella, precisamente, el cernidor utilizado parece dejar cinco argumentos para cada lado. Cinco a cinco en este caso, entre consideraciones que, por las circunstancias de la naturaleza en medio de las cuales los celestes jugarán contra los bolivianos en La Paz poco antes de hacerlo contra los colombianos en el Centenario, más que ir de una punta a la otra de la discusión, van en el sube y baja del debate.

Como siempre, y porque esto es fútbol, decidirá el resultado de esta tarde.

LO MEJOR.

1 - Bolivia afronta problemas fuera y adentro de la cancha; la relación del DT con algunos jugadores ha sido mala.

2 - Es el arranque de las Eliminatorias, y no hay que jugar en la altura bajo la presión de la tabla de posiciones.

3 - Se purga uno de partidos de suspensión a Suárez y a Cavani en la altura, donde nunca se ha podido ganar.

4 - Se purga uno de los partidos de sanción a Tabárez donde Uruguay nunca ganó ni con el DT en la cancha.

5 - Toda la preocupación y el despliegue logístico para prepararse para la altura, se deja atrás de entrada.

LO PEOR.

1 - Bolivia está motivado por el arranque; luego, por los malos resultados de siempre, otros lo agarran "desinflado".

2 - El partido de La Paz es el primero de la fecha doble; y la altura pesa cuando se juega enseguida en el llano.

3 - La presión sobre el visitante es más fuerte, pues la esperanza boliviana, incluso del gobierno, está intacta.

4 - El 90% del equipo de Bolivia es con jugadores de altura, locales; sin los foráneos, menos adaptados.

5 - Uruguay llega en pleno recambio generacional, con la base de un equipo que no rindió en la Copa América.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)