Mirá el video

Una movida para la historia

Uruguay empezó el camino a la Copa del Mundo con una victoria histórica sobre Bolivia. Allí, donde nunca se había podido ganar, se sacaron tres puntos gracias a los goles de dos defensas: Martín Cáceres y Diego Godín.

Si no podés ver el video, hacé click acá.

Vini, vidi, vinci. Vine, vi, vencí. Como Julio César en el apogeo del imperio romano. Sin tanta grandilocuencia ni magnificencia, claro, sobre todo por el adversario, aunque no por el campo de batalla que, al fin y al cabo, es lo que le dio carácter histórico, más allá de lo estadístico, al primer triunfo conseguido por Uruguay dentro del marco de la disputa de las Eliminatorias para los mundiales ante Bolivia en los 3.650 metros de altura de la capital boliviana.

Es que detrás -y/o en la base- de esta victoria sacrificada, abnegados, y por qué no sufrida, por el enorme despliegue realizado por los celestes adentro de la cancha, hubo componentes de todo tipo; incluso científicos, como el que hizo que en esta ocasión por primera vez se eligiera subir de Santa Cruz de la Sierra a La Paz el mismo día del partido, como se había hecho últimamente, pero en lugar de ir a almorzar y descansar a un hotel, la selección llegara más encima de la hora del compromiso y fuera directo desde el aeropuerto al estadio.

Uruguay no le ganó a Bolivia sólo por esa teoría llamada “la zona blanca” pues sostiene que en las primeras cuatro o cinco horas de permanencia en la altura, sus efectos no son tan pronunciados; pero, al igual que aquel “vini, vidi, vinci”, lo cierto es que por La Paz pasó una ráfaga celeste, como aquella que lo hizo por los campos de Coya y siguió hacia la conquista de Colombes en 1924: llegó a la capital boliviana, jugó, ganó después que el equipo mostrara personalidad colectiva e individual, porque hubo jugadores que cumplieron actuaciones muy importantes, y enseguida se fue del estadio hacia el aeropuerto de El Alto para regresar a Montevideo de inmediato.

El triunfo tuvo, además del gol de Cáceres -que de nuevo volvió a mostrar su clase porque venía falto de rodaje y del accidente que protagonizó la semana pasada- y de Godín, un par de claves que nunca pueden faltar para que un equipo uruguayo -por su tipo de fútbol, físico, forzado- juegue en la altura y saque un resultado favorable: el arquero debe realizar varias y muy buenas atajadas, si no ser el mejor de la cancha; los zagueros centrales convertirse en inexpugnables; y, adelante, capitalizar algunas de las situaciones de gol que se generan sobre el arco contrario.

Ayer, además, Uruguay jugó más “a la boliviana que a la uruguaya”, pues no buscó tanto salir con pelotazos frontales, sino que -con muy buen trabajo de Sánchez- lo hizo con cambios de frente como los que propiciaron los goles del “Pelado”.

Obvio, Uruguay se apretó en su cancha con dos líneas de cuatro, pero casi nunca se le vio ahogado por el adversario y, en cambio, bien o mal pero salió jugando; si acaso, el único pasaje de desconcierto fue cuando salió el “Cebolla”, Cáceres pasó a la izquierda y Mayada entró en la derecha de la retaguardia, pasando “Palito” de cuarto volante.

Sin embargo, ese lapsus -porque a Mayada le costó pararse de entrada- duró hasta que, ya para el complemento, el “Pelado” y “Palito” volvieron a sus posiciones originales. Así Uruguay volvió a afirmarse y, ya con Bolivia entregado, redondeó un triunfo histórico; y de alto nivel. Por la altura, porque es histórico y porque esos dos o tres puntos que siempre eran “perdibles” pueden valer más, incluso, que el significado intrínseco de la ráfaga celeste que en cinco horas logró lo que nunca se había logrado antes.

La selección, de La Paz directo al Complejo Celeste

Uruguay estuvo poco más de seis horas en los 3.650 metros de La Paz, debutó en las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, consiguió tres puntos e inmediatamente emprendió el regreso a Montevideo, donde la delegación era esperada próxima a la hora 3. Los futbolistas se trasladaban desde Carrasco al Complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol para descansar, y entrenar.

Uruguay jugará el próximo martes a la hora 20 frente a Colombia, por la segunda fecha. Las entradas están a la venta en Abitab, en el estadio y en la AUF, y los precios son: Amsterdam y Colombes general $ 390 y abono para dos partidos $ 330 por partido, Olímpica sin numerar $ 590 y $ 550, Olímpica numerada y platea América $ 990 y $ 840, tribuna América numerada $ 1.490 y $ 1.270. Los menores de cinco años ingresan gratis.

Cáceres y Godin, autores de los goles celestes. Foto: AFP
Cáceres y Godin, autores de los goles celestes. Foto: AFP

BOLIVIA 0-2 URUGUAY

Estadio: Hernando Siles
Árbitro: P. Loustau. Asistentes: J. Bellati y E. Brailovsky

Bolivia: Vaca; Zampiery, Zenteno, Marteli, Torrico; Velzaga, Chumacero (60' Lizio), Castro (46' Díaz); Campos (68' Cardozo), Duk y Arce. DT: J. C. Baldivieso

Uruguay: Muslera; Cáceres, Giménez, Godín, A. Pereira; C. Sánchez (74' Lodeiro), Corujo, A. González, C. Rodríguez (36' C. Mayada); Hernández (60' Rolan) y Stuani. DT: C. Otero

Goles: 9' M. Cáceres (U) y 68' Gopdín (U)

Expulsado: 70' Torrico (B)

Amarillas: Torrico, Martelli, Campos y Arce (B). Corujo y Rolan (U)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)