ELIMINATORIAS

Messi llegó a Belo Horizonte junto a Neymar y "Masche" en avión privado

Neymar. Lionel Messi y Javier Mascherano compartieron el viaje desde España a Brasil: fueron de Barcelona a San Pablo en un vuelo de línea y, desde allí, se fueron en un avión de Ney; el jueves se enfrentan por las Eliminatorias en Belo Horizonte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El 4 de mayo Lionel Messi tendrá que ir a Zurich para hacer su descargo. Prensa AFA.

Messi y Neymar se saludaron de madrugada en el aeropuerto Carlos Drummond de Belo Horizonte y cada cual tomó su rumbo. Acompañado por Javier Mascherano, uno enfiló para el complejo Cidade do Galo, donde sus compañeros dormían. El otro partió hacia el hotel Ouro Minas, el epicentro elegido por su selección en esta ciudad. Los tres viajaron de Barcelona a San Pablo en un vuelo de línea y, desde allí, se subieron a un avión privado de Neymar para llegar de madrugada.

Cuando vuelvan a verse, el jueves, uno tendrá la 10 y la cinta de capitán de su equipo y el otro le copiará el número pero ya no el brazalete, al que abdicó después de ganar en agosto la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, el único título que le faltaba al fútbol brasileño.

Apenas unas horas antes que ellos habían arribado nueve futbolistas argentinos en dos vuelos diferentes (de línea, eso sí): Martín Demichelis, Gabriel Mercado, Facundo Roncaglia, Mateo Musacchio, Enzo Pérez, Gonzalo Higuaín, Éver Banega, Ángel Di María y Sergio Romero. Así que cuando el capitán y el subcapitán ingresaron al predio de Atlético Mineiro, el plantel quedó completo: son 26 los futbolistas que afrontarán esta doble jornada ante Brasil y Colombia.

Si no podés ver el contenido, click aquí.

La hoja de ruta de la selección argentina marca para este martes con pronóstico de lluvia un entrenamiento por la tarde, el penúltimo antes del partido. El primero del capitán, que vuelve al equipo después de su ausencia por lesión en la última convocatoria. Llega encendido: un gol a Sevilla el domingo reflejó el excelente estado que vive. Messi se acostumbró a convertir en ordinario lo extraterrestre: "Nadie en el mundo tiene la capacidad de interpretar los partidos como él", lo retrató Luis Enrique, su otro entrenador.

Para Neymar, la luz más potente de Tite, el técnico brasileño, el clásico será una oportunidad de pisar el Mineirao que no tuvo la noche negra del 1-7 ante Alemania, último antecedente de su selección en este estadio; lesionado ante Colombia en el partido anterior, ese partido le dolió en la platea.

Lo que pase entre Argentina y Brasil sobre el césped de este templo del fútbol brasileño es una pregunta gigante en todos los aspectos menos en uno: lo único seguro es que Messi y Neymar volverán a abrazarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados