SELECCIÓN

Más jugador y más "protestón"

No es el mismo, eso está claro. Lo que ha crecido futbolísticamente Luis Suárez, “rompe los ojos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Suarez

De aquel goleador a este jugador, hay una enorme diferencia. Ya no sólo está al acecho en el área rival, ahora es el gran asistidor de la selección uruguaya.

Sus temporadas en el Barcelona lo transformaron, lo han hecho mucho más un jugador con visión de juego colectivo, que individual.

Suárez, llega por los costados, por el centro, se tira atrás, juega de espaldas al arco, o encara a toda velocidad rumbo a la valla rival.
Hoy aparece como un jugador de toda la cancha. No sólo vive del gol, también los da, o los genera.

Y el partido del jueves ante Venezuela fue un ejemplo claro de esa metamorfosis futbolística que sufrió el “Pistolero”. Primero asistió con un pase-gol a Nicolás Lodeiro, y después dejó de cara al arquero venezolano a Cavani con un taco exquisito que desacomodó al fondo visitante.

No sólo es más jugador, también se lo vio más “protestón” que nunca. Y no le hace bien. Contó con la paciencia de una terna boliviana que no fue exigente ni aplicó con todas las letras el reglamento. Pudo y debió ver una tarjeta amarilla por sus interminables protestas.

Claro, muchos dirán que no sería Suárez si jugase de otra manera. Lo puede hacer. Como en Barcelona.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)