ELIMINATORIAS

Hermanos otra vez

Uruguay y Argentina igualaron sin goles en el Estadio Centenario sumaron un punto positivo para ambos en el camino rumbo al Mundial de Rusia 2018.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez.

Hay empates malos, otros buenos y también muy buenos. Y precisamente en esta última categoría debe enmarcarse el conseguido anoche por Uruguay ante Argentina. Es cierto que se ha dicho hasta el cansancio que en casa siempre hay que ganar, pero luego del 1-4 sufrido en la última presentación en el Centenario ante Brasil, venía nada menos que el otro gigante de Sudamérica, que además encontraba a la Celeste en racha negativa: cinco derrotas (tres de ellas por Eliminatorias) consecutivas.

Entonces, hay que concluir que se ganó un punto y no se perdieron dos. Pero no se termina ahí la valoración positiva. Hubo otros hechos que también deben destacarse. Por ejemplo, que ese punto le significó a Uruguay despegarse de Chile y abrir una brecha de siete goles de diferencia con los trasandinos, luego de la derrota 0-3 de éstos a manos de Paraguay, justo el próximo rival del equipo de Tabárez.

Otra valoración positiva debe hacerse en el rendimiento del equipo. No fue el emporio del fútbol, es cierto, pero durante muchos minutos del primer tiempo se palpitó aquella frase histórica: “ataca Argentina, gol de Uruguay”. Los albicelestes prácticamente monopolizaron el dominio de la pelota, pero la primera mitad se fue con cinco chances claras para los celestes y dos para los dirigidos por Jorge Sampaoli. El segundo tiempo fue otra cosa, porque allí sí Argentina pudo haber convertido y Uruguay casi no generó peligro. Allí se convirtió en figura Fernando Muslera, no solo tapando disparos, sino asegurando cada centro.

No menos importante fue el planteo sólido, con dos líneas de cuatro bien definidas pero sobre todo efectivas a la hora de controlar el juego rival. Fiel a su tradición, Uruguay fue un equipo de respuesta y no de propuesta. Buen partido de Josema Giménez y Gastón Silva en contención, Cáceres sufrió algo en la marca pero terminó redondeando una correcta noche y en el medio Nández hizo un gran despliegue, marcando que llegó a la selección para quedarse con el puesto.

Eso sí, a Uruguay le faltó elaboración. Fueron demasiados pelotazos para que Cavani y Suárez hicieran lo que pudieran y, por cierto, pelearon mucho y consiguieron poco. Así y todo, Luis tuvo un gran tiro desde afuera que casi se convirtió en gol.

Y por si todo lo anterior no convence al lector de que fue una noche positiva, la yapa es que la Celeste contó con un arbitraje permisivo a favor, porque bien podrían haber visto la roja Álvaro González, el Cebolla Rodríguez, Cavani y Suárez, pero Uruguay terminó con 11 en campo.

La Selección sigue en puestos directos de clasificación y si en Paraguay gana, pondría un pie en Rusia 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)