Eliminatorias

¡Que empiece ya la danza de la lluvia!

Los efectos de la altura se reducen en un 50% para los visitantes si cae agua, y el pronóstico lo anuncia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Como en 2012. Álvaro “Tata” González y Rudy Cardozo estarán frente a frente en La Paz. Foto: AFP

El tema está ahí, no se le quiere potenciar en forma exagerada, o por demás insistente, ya que en el aspecto anímico de los jugadores puede transformarse en un "boomerang", pero tampoco es cuestión que "de eso ni se habla".

Por ese motivo, entonces, Ovación supo que Tabárez ha mantenido conversaciones individuales con los jugadores, tal vez en mayor proporción que en otras oportunidades, para consultarlos sobre su reacción física y futbolística ante la altura, de acuerdo con lo que sintió cada uno de ellos en experiencias pasadas.

Es más, ayer de mañana —seguro que por el corto tiempo de que dispone en esta ocasión desde la llegada a Santa Cruz de la Sierra hasta la hora de comienzo del partido de la próxima jornada en la capital boliviana— se vio al entrenador ir por las habitaciones de algunos de los futbolistas que se encuentran alojados en la planta baja del Hotel Los Tajibos, y hablar con ellos por un buen rato.

Obvio, el tema no debe haber sido solamente el de la reacción a la altura; pero estuvo en "la agenda", eso está claro, como quizá —por qué no— también el técnico haya conversado con los futbolistas acerca de su decisión, aún no divulgada, de viajar o no a la capital boliviana.

Más allá de todo, si se trata de los 3.650 metros de altura en los que se encuentra La Paz, surgió una "esperanza", por así llamarlo: el pronóstico del tiempo para mañana de tarde en la capital boliviana, anuncia lluvias; y, según Gastón Cabrera, el cónsul de Nacional que hace 19 años reside en Santa Cruz de la Sierra y es hombre de fútbol que conoce muy bien a los clubes de la ciudad que se encuentra en el llano, "los médicos especializados en ese tema acá, dicen que con la lluvia se reducen hasta en un 50% los efectos de la altura para los visitantes".

Cabrera enfatizó que, por ese motivo, los equipos de Santa Cruz de la Sierra suelen desear que llueva cuando deben "subir" a jugar en la capital boliviana, por lo que Tabárez no debería darle al plantel sus habituales charlas tácticas; también debería apelar a los servicios de algún brujo "camba" —según se les dice a los habitantes del oriente— para que ensaye la danza de la lluvia, y que mañana caiga bastante agua.

De todas maneras, Cabrera también alertó que "de esa forma la cancha va a estar todavía más rápida y pesada, porque antes de los partidos la riegan, la mojan, y al cortar el césped, lo dejan dos centímetros, y no uno, de alto".

Los dirigentes no van allá arriba.

Cuatro integrantes de la delegación celeste viajan antes a la capital boliviana, pero la altura no los afectará tanto como a los futbolistas.

Roberto Pastoriza, secretario de asuntos internacionales y de selecciones nacionales; Eduardo Belza, gerente deportivo de la AUF, y el funcionario Miguel Neira, afectado desde hace muchos años al trabajo administrativo en dicha área de la Asociación, se adelantan y viajan hoy a La Paz para asistir en representación de Uruguay a la reunión técnica —así se llama— con los árbitros y autoridades de la Conmebol, que siempre se hacen el día antes de los partidos.

Ahora bien, el tema es que la reunión no tiene lugar en uno de los hoteles 5 estrellas que hay en el centro de capital boliviana, sino en el Camino Real, donde se encuentra concentrada la selección de Bolivia, y que está situado en la zona residencial de Calacoto, "casualmente" 700 metros más abajo que el centro de la capital boliviana.

¿Qué tal? ¿Incidirá la altura o no? Los que juegan van arriba y no pasa nada; pero los "popes", los que mandan, por algo será que "suben "… pero no tanto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)