SELECCIÓN

Cinco razones de la caída celeste

Uruguay cayó 2-1 ante Ecuador en Quito y dejó sus primeros puntos en el camino a Rusia. Acá van cinco claves para entender la derrota.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las imágenes de Ecuador-Uruguay. Foto:AFP/EFE/Reuters.

El primer gol para un equipo local, si no resulta clave es al menos importante. Abre al visitante que, por su condición de tal, es propenso a cerrarse; y en un caso como el de ayer obra hasta como un abrelatas.

Además, ese tanto anotado por Caicedo a los 22 vino a representar como una especie de radiografía de cómo era —y cómo seguiría siendo— el trámite: en esa jugada que gestó Noboa, continuó Paredes y abrochó "Felipao", quedaron al desnudo las claves que incidieron en el resultado.

Esto es, como se sabía que Ecuador era peligrosísimo por la derecha, Tabárez retrasó a Cavani y volcó a Lodeiro para achicar huecos por ese lado, pero tamaño "desperdicio" —por lo que representan "Nico" y el salteño en el armado y el ataque— fue en vano: justo en la estancia que se abrió entre ellos y Cáceres, los ecuatorianos entraron "como Perico por su casa".

Con Uruguay "abierto" en los costados, se produjo otro fenómeno similar en un sector donde este equipo ha sido siempre muy sólido: el mediocampo; porque el "Tata" y el "Cacha" no daban abasto para tapar y, peor aún, no llegaban a anticipar nunca en las segundas pelotas que, ante el acoso rival, cedían los despejes de Godín y Coates, en ese orden de eficacia.

Un tercer aspecto que gravitó para que Uruguay no fuera más contundente en ataque, es que Sánchez apareció jugando de punta, casi como acompañante de Hernández, y metió pases penetrantes mientras tuvo aire, pero este último no lo complementó: estuvo algo desconcentrado. Por contrapartida, en los últimos tiempos Sánchez fue un preciso ejecutante de pelotas quietas; y ayer estuvo algo impreciso en eso.

Lo más notorio fue la posición de Cavani, que no es nueva porque la ha desempeñado por el lado derecho, no por el izquierdo como ayer; pero, hasta por haber sido el día de su regreso, y faltando Suárez, pareció que —a despecho del trabajo colectivo que cumplió a destajo— hubiese sido necesario más adelante.

1.- Uruguay - El "Talón de Aquiles".

Las jugadas de los goles ecuatorianos son gráficas sobre el "talón de Aquiles" que ayer tuvo Uruguay: en el primero Paredes desbordó por afuera, y en el segundo Montero cortó en diagonal entre "Maxi" y Arévalo Ríos y sacó el remate que Muslera no pudo contener pese a su gran atajada.

2.- Ecuador - El segundo gol.

El segundo gol de Ecuador es también una fotografía de cómo les costó al "Cacha" y al "Tata" González hacer pie en el mediocampo, atareados por las filtraciones que se produjeron por los costados: el primero no llegó a cortarle el paso a Montero, que se lo llevó casi de a rastra antes de sacar el derechazo que generó el despeje de Muslera.

3.- El local - Corners y faltas.

Ecuador no fue un equipo sólido defensivamente y por eso cedió cuatro córners y cometió 16 faltas; pero esta vez Uruguay pudo explotar eso en el gol de Cavani, pues Sánchez no estuvo tan preciso en ese tipo de ejecuciones, como a veces no lo estuvo tampoco en el último pase.

4.- Abel Hernández - Desconcentrado.

Carlos Sánchez jugó prácticamente de punta y en el primer tiempo fabricó algunas jugadas penetrantes. Sin embargo, con Cavani jugando bastante retrasado por la izquierda, el que debía capitalizarlas era Abel Hernández, quien estuvo impreciso y hasta algo desconcentrado. Eso le quitó potencia a la ofensiva celeste.

5.- Edinson Cavani - El pase equivocado.

El gol celeste es una prueba de lo que pesa Cavani de punta. Pero hay una jugada que es un símbolo de lo que ocurrió ayer con su regreso: a los 33, Sánchez cruzó una pelota al vacío, Cavani llegó tras una carrera larga, pero estaba tan "muerto" que quiso darla atrás y le hizo un pase largo a… ¡un ecuatoriano!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)